Ir a contenido

LA CLAVE

Lacalle y Casado, la semana pasada. 

DAVID AGUILAR (EFE)

Lo que dijo el gurú del PP (y lo que no)

Enric Hernàndez

"Yo no quiero que se rebajen las pensiones", asegura Lacalle, pero omite que su propuesta de desvincularlas del IPC comportaría que perdiesen aún más poder adquistivo

Es sabido que cuando un político mete la pata, la culpa es del mensajero. El economista Daniel Lacalle, gurú económico del PP y número cuatro por Madrid el 28-A, ha tachado de "tergiversación" la noticia de este diario que le atribuía la siguiente afirmación sobre las pensiones: "El debate no es cuánto se revalorizan, sino cuánto se recortan. Un 20%, un 30% o un 40%." La frase,  a su juicio, se sacó de contexto. Recapitulemos.

Subrayó Lacalle en 'El Economista': "Los países que han reducido sus pensiones tenían un problema de cuentas públicas. Y las pensiones se ponen en peligro cuando están en peligro las cuentas del país." Lo que calló: España lleva diez años tutelada por Bruselas bajo el procedimiento de déficit excesivo, y en el 2012 tuvo que acogerse al rescate bancario.

Proseguía nuestro experto: "España es el único país [en el] que, con respecto a otros países que han estado en una situación similar, han crecido las pensiones. Los demás las han reducido hasta el 40%. Por tanto, el debate no es cuánto se revalorizan, sino cuánto se recortan." Lo que omitió: en España ha crecido el gasto por el aumento de beneficiarios, pero las pensiones han perdido 4,6 puntos de poder adquisitivo en diez años. 

Al calor de la polémica, el citado medio salió a su rescate repescando el audio de una frase que no llegó a publicar: "Yo no quiero que se bajen las pensiones." Bueno es saberlo.

EL 'PLAN RAJOY'

Para salir al paso de la polémica, el economista explicitó en La Sexta que la propuesta del PP para revalorizar las pensiones "está en el BOE": "un alza mínima" y "un máximo adicional". Lo que soslayó: la actualización de estas prestaciones por debajo del IPC, que el próximo año limitaría la subida al 0,25%, es precisamente la fórmula de Mariano Rajoy que desencadenó la revuelta de cientos de miles de pensionistas. Acabáramos.

A medio plazo, Lacalle aboga por importar el sistema sueco de pensiones. Lo que calla el futuro diputado, gestor de carteras de inversión por más señas, es que ese modelo empuja a los suecos a complementar el subsidio público mediante planes privados de ahorro. Así se entiende mejor todo.