21 feb 2020

Ir a contenido

Editorial

La política y el feminismo

En este 8-M preelectoral, hay que exigir más leyes que sirvan para avanzar y combatir la tentación de laminar los derechos de la mujer

La manifestación feminista del 8-M del año pasado en Barcelona, en el paseo de Gràcia.

La manifestación feminista del 8-M del año pasado en Barcelona, en el paseo de Gràcia. / FERRAN NADEU

La eclosión del 2018 significó un punto y aparte en la reivindicación feminista, que culminó con la huelga del 8-M, ampliamente seguida entre la población y secundada por sindicatos y partidos de izquierda. Hace un año, se visualizó como nunca una ola de protesta que reclamaba una igualdad total y efectiva y la erradicación de todas las políticas y los usos cotidianos discriminatorios con una lección de dignidad que también ponía sobre la mesa las precarias condiciones de trabajo, la brecha salarial y el llamado techo de cristal.  

Un año después, el movimiento feminista sigue más vivo que nunca porque la falta de equidad está vigente, como lo están también los reiterados casos de violencia de género y los escasos recursos destinados a combatirla. La lucha de las mujeres no es cuestión solo de un día, es un combate continuado para que la sociedad tome conciencia de uno de los problemas más graves y recurrentes en nuestro mundo. Un año después, sin embargo, las condiciones han cambiado en un sentido. La inminencia del periodo electoral ha provocado posicionamientos distintos de los partidos  y el feminismo ha pasado a ser, con más intensidad, un punto crucial de los programas, en el intento de capitalizar un voto, el femenino, que según el CIS será decisivo para el 28-A. Además, en los últimos meses, con la previsible irrupción de la extrema derecha en el panorama nacional y con el cuestionamiento ultraconservador de derechos que parecían inamovibles o con la introducción de eufemismos para convertir la violencia de género en violencia doméstica, el debate se ha encarnizado.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

PP Ciudadanos, que se opusieron vehementemente hace un año a la reivindicación, modulan hoy sus posiciones si bien manteniendo las distancias con un movimiento que siguen considerando radical. El PP, aunque no participará en la manifestación, se declara ahora dispuesto a legislar sobre la brecha salarial, un tabú cuando estaba en el Gobierno, y Cs promete un “feminismo liberal” con propuestas como la regulación de la prostitución o los vientres de alquiler. No parece que Vox vaya a condicionar a la derecha en cuanto al concepto de violencia machista, pero sí que empieza a sonar, por ejemplo, la música de la revisión de la ley del aborto. Por su parte, Podemos, en su línea feminista de siempre, incluso ha cambiado su marca electoral (Unidas Podemos) y el PSOE ha aumentado el nivel de su compromiso. Conscientes todos de que este es un campo de batalla crucial. Por eso, en este 8-M preelectoral, hay que exigir más leyes que sirvan para avanzar y combatir la tentación de laminar los derechos de la mujer.