Ir a contenido

Acto feminista de Ciudadanos

Rivera se compromete a trabajar "para que cualquier mujer pueda volar todo lo alto que quiera"

"Es absurdo negar que la violencia machista existe", proclama Inés Arrimadas en la lectura de un manifiesto por un "Feminismo Liberal"

La consejera andaluza de Igualdad, de Ciudadanos, denuncia que se han perdido fondos para la protección de las víctimas de violencia de género

Juan José Fernández

Rivera: La violencia machista existe, es evidente. / RICARDO RUBIO (EUROPA PRESS / VÍDEO: EUROPA PRESS)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, quiere "ser el presidente que consiga que el feminismo impregne la acción de todos los ministerios". El líder naranja ha enviado un mensaje al sector femenino del electorado resumiéndolo en la promesa de "trabajar para que cualquier mujer pueda volar todo lo alto que quiera".

Rivera ha encabezado este sábado un acto de toma de posición pública de Ciudadanos a cinco días de la cita feminista del 8 de marzo, junto con la portavoz nacional, candidata al Congreso por Barcelona y líder de la formación en Catalunya, Inés Arrimadas.

En el evento, Ciudadanos ha querido acuñar la expresión "Feminismo Liberal" en un intento de diferenciar con nitidez sus posiciones de las más tibias del líder del PP, Pablo Casado, y aprovechar para desmarcarse del negacionismo de Vox en materia de violencia de género, que, de cara a las elecciones generales, salpica a la imagen de los otras dos formaciones con las que se ha aliado en el tripartito andaluz.

"Si quiero una España de ciudadanos libres e iguales, es que quiero una España de mujeres libres e iguales", ha dicho Rivera, que se ha comprometido a "ejecutar el pacto de Estado contra la violencia machista" con "políticas eficaces" y empleando "hasta el último céntimo", ha dicho, para añadir: "A mí no me oiréis hablar de portavozas, porque no me sale; a mí me oiréis hablar de políticas eficaces".

Albert Rivera ha rechazado que el feminismo sea "una cuestión de bandos", ha reivindicado la pluralidad de los titpos de familia –"¿No soy una familia yo, un padre soltero que ve todos los días a su hija?"–, incluidas las del colectivo LGTBI, y ha descrito como "una lucha de todos" el combate para la erradicación de la violencia machista: "Quiero vivir en un país donde nadie le ponga a una mujer la mano encima". 

Manifiesto por el "Feminismo Liberal"

Ciudadanos ha presentado un "manifiesto por el Feminismo Liberal" que ha desgranado Inés Arrimadas en diez puntos. Uno de los que más le gustan, ha dicho, es el quinto: "Feminismo no es decir 'portavozas', es cambiar políticas". Y ha explicado la diputada del Parlament: "No voy a recibir lecciones de nadie que diga 'portavozas'". Este tipo de guiños le parecen "contraproducentes, porque expulsan, alejan, a mucha gente del feminismo.

El resto de los puntos abundan en la inclusión de los hombres en la lucha feminista, la defensa de la igualdad en la educación y el salario y el rechazo del paternalismo o las concepciones ligadas a la guerra de sexos. Arrimadas ha aprovechado para recordar como un logro de Ciudadanos en el Congreso la ampliación del permiso de paternidad.

Dos puntos del manifiesto aluden a cuestiones polémicas: el segundo afirma que "no hay igualdad sin libertad", ha dicho Arrimadas rechazando a quien quiera "elegir por las mujeres", en una alusión a temas espinosos como la gestación subrogada o la prostitución.

El punto 8 del manifiesto, "ni un paso atrás en la lucha contra la violencia de género", ha servido a Arrimadas para hacer la primera de toda una serie de declaraciones de desmarque de Vox: ""Es absurdo decir que todos lo hombres maltratan, pero es más absurdo negar que la violencia machista existe", ha resumido Arrimadas, que ha prometido que Ciudadanos promoverá un pacto de Estado contra la violencia machista... "trabajando también desde Andalucía".

Desmarcarse de Vox

Y a ese pacto de Estado se ha referido también la diputada Patricia Reyes, encargada del área de igualdad del partido y coordinadora del acto, negando implícitamente cualquier concesión a Vox. En el pacto andaluz, obteniendo la Consejería de Igualdad, "hemos demostrado que la igualdad es eje central de nuestras políticas".

Para presentar este manifiesto, el partido había convocado a la senadora Lorena Roldán y a las diputadas Marta Rivera y Patricia Reyes, a la concejala madrileña y candidata a la alcaldía de la capital Begoña Villacís y, en su primer acto a nivel nacional, a la consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz.

La intervención de esta integrante del nuevo gobierno andaluz de derechas presentaba a priori interés, por cuanto pudiera enviar al votante naranja algún mensaje de desmarque de las posiciones ultramontanas en torno a las cuestiones de género. Y así ha sido: "No vamos a permitir que se dé un paso atrás, porque se quedaron muchas mujeres en el camino. No nos vamos a rendir", ha proclamado después de denunciar, también, que las mujeres del colectivo LGTBI "están doblemente discriminadas".

Pero Ruiz ha dedicado más contenido de su intervención a la crítica de la situación que hereda del gobierno socialista de Susana Díaz. La consejera Ruiz ha denuncido que se ha gastado "menos del treinta por ciento del presupuesto de protección a las víctimas" de violencia de género, "y no se sabe dónde está ese dinero. Lo estamos buscando". Ruiz ha subrayado que "no lo han hecho bien, y tienen mucho que ocultar. Nosotros vamos a sacar todo a la luz".

En el acto no han faltado los guiños directamente dirigidos a los sentimientos de las electoras. Begoña Villacís ha enviado un mensaje cómplice a las madres, explicando las circunstancias de su embarazo en plena campaña: "Es que, ¿cuándo es buen momento para embarazarte? Nunca".

Y Albert Rivera, por su parte, ha sentenciado: "No hay nada que te involucre más en la lucha del feminismo que una conversación con tu hija".