Ir a contenido

Dos miradas

El expresidente Mariano Rajoy, a su llegada al Tribunal Supremo.

AFP / BENJAMIN CREMEL (AFP)

Sería una irresponsabilidad o una impericia extrema que Rajoy, Santamaría y Zoido no estuvieran al tanto del dispositivo policial del 1-O. ¿O es que a la vista de la tragedia han optado por esconder la cabeza bajo la arena?

Ahora se trata de ver a quién derivarán la responsabilidad José Antonio Nieto y Diego Pérez de los Cobos, que no estaban en la sala, pero que supongo que han seguido el juicio por televisión y han visto como sus superiores se sacuden de encima las pulgas y les endilgan la autoría de los hechos del 1 de octubre. Deben de estar pensando la manera de delegar en algún otro, en una escala descendente que acabará con el responsable de la cena festiva, aquellas famosas croquetas y aquellos famosos "hojaldres mixtos napolitanos" que los policías engulleron en Nochebuena

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Si el principal delito es el de rebelión, algo muy serio que se relaciona con el diseño y la ejecución de un golpe de Estado, si esa fue una acción que debería hacer temblar los cimientos de cualquier estructura de poder, un levantamiento violento que había de socavar los cimientos de la unidad de España, si resulta que estábamos ante un hecho del todo singular y decisivo, histórico, ¿cómo es que ninguno de los tres cabecillas que dirigían el Estado el octubre del 2017 estaba al tanto del dispositivo policial? En todo caso no lo recuerdan o no tienen constancia, lo que indica, si es que la revuelta era tan grave, un grado extremo de impericia y de irresponsabilidad ante las horas graves que vivía el país. ¿O es que ahora, vista la magnitud de la tragedia, vistas las imágenes sobrecogedoras, ante la evidencia del desastre, han optado por esconder la cabeza bajo la arena, como unos avestruces?