Ir a contenido

Dos miradas

Discurso de Puigdemont sobre la DUI en el Parlament, seguido por las pantallas de una tienda de electrodomésticos, el 10 de octubre del 2017.

ARCHIVO / CARLOS MONTAÑÉS

De la RAE a la DUI

Emma Riverola

TV-3 se ha sumado al argumento de las defensas de los acusados sobre el simbolismo de la declaración de independencia, siempre al servicio de limpiar, pulir y dar esplendor a los volubles objetivos del 'procés'

'Limpia, fija y da esplendor' fue la leyenda elegida por la Real Academia de la Lengua en su fundación, 1713. La idea era sacar el polvo al idioma, crear un diccionario completo de español y trabajar “al servicio del honor de la nación”.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Al fin, TV-3 empieza a admitir que la declaración de independencia fue solo simbólica. Pero aquel 27 de octubre de 2017 todo parecía distinto. Toni Cruanyes abría el 'Telenotícies vespre' así: “El Parlament ha declarado la República Catalana en forma de Estado independiente”. La plaza de Sant Jaume se había llenado “para celebrar la proclamación de la República” y “mañana se podría hacer la primera reunión extraordinaria del Gobierno dentro de este nuevo escenario jurídico y político”. Mariano Rajoy ya había declarado el 155, TV-3 se preguntaba por la “doble legalidad”.

Ahora, TV-3 se ha unido al argumento de las defensas de los presos y afirma que esa DUI que tan real parecía en su plató, en verdad era simbólica. Siempre al servicio de limpiar, pulir y dar esplendor a los volubles objetivos del ‘procés’. TV-3 ha creado una relación de mutua dependencia entre un público tan fiel que solo quiere ver lo que alimenta su imaginario y una televisión obligada a mezclar opinión e información para mantener su audiencia, siempre “al servicio del honor” de cierta parte de la nación. Alimenta a la mitad de la población y aleja a la otra mitad. Efectivo para la audiencia, perverso para la convivencia.