Ir a contenido

IDEAS

Miguel Delibes.

JORGE REPRESA

Pla, Delibes y la tierra

Jordi Puntí

En octubre del 2017, una serie de escritores y académicos -la mayoría catalanes- se encontraron en Madrid para analizar las similitudes y divergencias entre dos autores monumentales, Josep Pla y Miguel Delibes. Incluso el lector ocasional puede darse cuenta de que hay una semejanza entre la obra de uno y otro: en cuanto a los temas, la época y la mirada sobre el mundo, pero también en cuestiones más prácticas, como que durante muchos años compartieron editor en Destino, Josep Vergés.

Un libro reúne una serie de ponencias sobre las similitudes y divergencias entre los dos autores surgidas de un encuentro del 2017 en Madrid

Ahora las ponencias de aquel encuentro se han reunido en el volumen 'Josep Pla y Miguel Delibes. El escritor y su territorio' (Sílex Ediciones), coordinado por Xavier Pla y Francisco Fuster, y su lectura ayuda a profundizar en las afinidades de ambos. Pla y Delibes se vieron varias veces. Delibes habló de Pla en más de una ocasión, e incluso lo propuso para la Real Academia Española de la Lengua (Pla declinó y les recomendó que cogieran a Joan Coromines). Pla no citó nunca a Delibes en sus textos y, en la célebre entrevista con Joaquín Soler Serrano, dijo que le parecía “dentro de lo grisáceo, un autor en gris”. Habría que discutir los matices de ese gris y, como dice Xavier Pla, quizás estarían en la misma gama que el gris de 'El cuaderno gris'.

El volumen ofrece muchas puertas para entrar de nuevo en la lectura tanto de Pla como de Delibes. Pla era 23 años mayor que el escritor castellano, y de joven había viajado mucho. Delibes, en cambio, estaba más arraigado a su tierra. Este contraste se percibe muy bien en lo que ambos escribieron después de un viaje a Nueva York, tal como estudia Blanca Ripoll Sintes. Pla estuvo allí en 1954 y Delibes, en 1965. Pla se acerca a Manhattan por mar y los rascacielos le recuerdan “un manojo de espárragos”; Delibes habla de “la piña de rascacielos de Wall Street”. Luego, a pie de calle, Delibes toma más distancia y Pla se siente fascinado por aquello que no acaba de entender. Tal como le aconsejó Francisco Umbral, Delibes adopta “la visión del paleto”. Pla, en cambio, de joven había probado el cosmopolitismo viajando por Europa y después volvió para recluirse en su masía. Gran diferencia.

Temas: Escritores