Ir a contenido

Editorial

Preocupante escasez de Mossos

La vigilancia de los juzgados, siendo racional, agrava el déficit ya existente de policías autonómicos y exige medidas urgentes

Mossos vigilan la Ciutat de la Justícia.

Mossos vigilan la Ciutat de la Justícia. / ALBERT BERTRAN

Después de la reciente protesta de los CDR, unos vertidos de heces ante una veintena de juzgados repartidos por todo el territorio, el TSJC emitió una orden por la cual se instaba a los Mossos d’Esquadra para que vigilasen permanentemente las 60 sedes judiciales que hay en Catalunya. Esta medida, siendo racional en el contexto en que vivimos, provoca una nueva distorsión en la labor de la policía autonómica, aquejada desde hace tiempo de falta de recursos humanos. Después de seis años sin convocatoria de oposiciones, dentro de unos meses se calcula que habrá 500 efectivos más, a los que en teoría se añadirán las 750 plazas aprobadas en diciembre por el Govern. Aun así, a día de hoy el déficit se calcula en unos 2.000 efectivos para alcanzar una cifra óptima.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los últimos acontecimientos y las urgencias provocadas por la situación política nos conducen a un estado de las cosas difícilmente sostenible. Unos 500 'mossos' dedicados a la llamada operación Toga implica que habrá un descenso notable en la función preventiva de patrullaje e incluso un empeoramiento de la función reactiva, la de acción inmediata, lo cual repercutirá en la percepción de inseguridad de la ciudadanía y puede que provoque, como ya insinuó el 'conseller' Buch, un aumento de la vigilancia privada.

Pendientes aún de alertas terroristas, con actuaciones periódicas previstas (como el desalojo de manteros en la estación de plaza de Catalunya) y con la losa del aumento de delitos comunes, la situación de los Mossos es preocupante y exige medidas no solo a medio plazo sino urgentes.