Ir a contenido

Dos miradas

Marc Artigau, premio Josep Pla: Siento rabia de vivir en un país donde hay presos políticos.

ANDREU DALMAU (EFE / VÍDEO: ACN)

Manuel Valls quería foco con sus exabruptos contra el alegato del ganador del Premi Josep Pla. Lo que no le perdono es que tomara el nombre de Pla en vano. "¡Pobre Josep Pla!", proclamó con dolor. ¿Qué tiene que ver?

Cuando éramos pequeños y mirábamos partidos de fútbol por tele, mi abuela reaccionaba así ante el estallido de gritos y de indignación que expresábamos cuando estábamos disconformes con una decisión arbitral: "¿Acaso creéis que os oyen?”. No nos oían, claro, ni árbitros ni jugadores, pero era una forma de soltar la rabia, porque lo que importaba no era que lo supieran sino que nosotros pudiéramos soltar la rabia. Pensé en este episodio al saber la reacción de Manuel Valls al discurso reivindicativo de Marc Artigau. Por lo que sabemos, el alcaldable de 'no-se-sabe-qué' se levantó y profirió exabruptos contra el alegato del ganador del Premi Pla, con una pose airada, ostensiblemente ofendido, con gesticulaciones contra una pantalla, como ocurría cuando éramos pequeños y mirábamos partidos de fútbol por tele.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Lo hizo porque no pudo evitarlo. Si esta es la causa, es triste que un político tenga el alma de 'hooligan', tan arrebatado y tan poco elegante. No sé si es peor esto o que fuera una sobreactuación prevista, como ha dicho Ada Colau, "una 'performance' calculada". En cualquier caso, quería foco. Lo que no le perdono es que tomara el nombre de Pla en vano. "¡Pobre Josep Pla!", proclamó con dolor. ¿Qué tiene que ver? Si el premio hubiera sido el Sant Jordi, ¿también habría dicho "pobre sant Jordi"? ¿O "pobres Antigues Caixes Catalanes", que también convocan un – “pobre sant Joan” – premio de novela en catalán?