Ir a contenido

ANÁLISIS

Un padre pasea con sus hijos.

KAY NIETFELD

¿Qué quiero que me traigan las Reinas Magas?

Anna Torres

En Dinamarca las mujeres dedican 3 horas más al hogar a la semana que el hombre; en España, 15

¿Qué quiero que me traigan las Reinas Magas? Pues... en línea con mi artículo anterior (La hipocresía del consumidor), y culpando una vez más a las variables culturales de muchos de nuestros comportamientos como consumidores y en el día a día, me gustaría mucho que los valores de estas dimensiones (Hofstede) variaran, a fin de que pudiéramos romper con algunas estadísticas...  ¿Cuáles? Por ejemplo, la de la OECD, Better life index report, donde se refleja que, en términos medios, y para los países de la OECD, las mujeres dedican 10,5 horas de más (y en relación a los hombres) en cuanto a tareas del hogar. En nuestro caso, el dato se eleva a 15 horas. Sería genial rebajar esa brecha, y acercarnos a valores de países nórdicos, como Dinamarca (con 3 horas... ¡12 horas más a la semana en media para nosotras!)

¿En qué invertiríamos esas horas? Quizá en el trabajo, ¡por qué no!; o yendo al gimnasio más de dos veces al año; o en ver a los amigos más a menudo, y no solo en fechas señaladas como Navidad, para regalarnos el muérdago de la buena suerte... ¡O en apuntarnos a un curso de lo que nos venga en gana, ascendiendo así en la pirámide de necesidades de Maslow!

Políticas artificiales

Quizá así tampoco serían necesarias políticas de choque artificiales, como las cuotas de género, que mejoran la visibilidad para nuestros niños y jóvenes haciéndoles ver una «igualdad postiza» pero necesaria, aunque a veces invisible.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En la escuela del mi hijo, se ha creado una comisión de género con diferentes objetivos, tales como aprender a cuestionar estereotipos y roles de género tradicionales, promoviendo la igualdad en este aspecto. En un ejercicio en el que han participado las niñas y niños de la escuela, se ha visto que la mayoría dibuja mujeres limpiando, maestras, enfermeras y bailarinas, así como hombres conduciendo camiones, pilotos de avión, futbolistas y cocineros. Además, cuando se rompen los estereotipos de género asociados a determinadas profesiones, quienes lo hacen casi siempre son las niñas. Por lo tanto, ¿son efectivas estas políticas de choque para todos?

Las políticas sociales parecen básicas para cambiar estas bases y hacer innecesarias políticas de choque, independientemente del color del gobierno de turno. Un artículo reciente en prensa daba luz en esta dirección, al preguntarse por qué muchas familias, hoy día, se plantan con un solo hijo. Se desarrolla como causa principal la falta de políticas sociales, tales como fomentar la corresponsabilidad en la crianza, y la conciliación de la vida familiar/laboral. Por tanto, señores, aunque el tema de género no os motive nada, esperemos que el argumento de la posible falta de dinero para pensiones en un futuro, tal y como se apunta en dicha cita, si lo haga.

Sería genial si el año que viene hablamos de… ¿qué quiero que me traigan las Reinas Magas?