Ir a contenido

PANTALLAS

Alan Arkin y Michael Douglas, en la serie de Chuck Lorre El método Kominsky.

MIKE YANISH (AP)

El padre de Sheldon

Mikel Lejarza

Cuando nació hace ya 65 años en Long Island, sus progenitores le llamaron Charles Michael de apellido Levine. Pero nadie le conoce por ese nombre, sino como Chuck Lorre, el ‘showrunner’ más exitoso de los últimos años y una de las personas claves para definir la televisión de nuestro tiempo. Ejemplo de muchas buenas cualidades, su historia no servirá para convencer a ningún joven de que tener estudios ayuda a labrarse un buen futuro profesional. Porque Lorre, que estuvo matriculado durante dos años en la Universidad Estatal de Nueva York, la abandonó aburrido para dedicarse a viajar por todo EEUU buscando ganarse la vida como guitarrista y compositor de canciones como si se tratara de una de esas interminables giras  que ha popularizado Bob Dylan.

"Chuck Lorre es el 'showrunner' más exitoso de los últimos años y persona clave para definir la tele de nuestro tiempo"

Pero Lorre, al que le gustaba contar historias, no estaba llamado a ser un cantautor de éxito. En 1986 la realidad le llevó a dejar la vida en la carretera y comenzó a escribir para la televisión. Su primer trabajo fue como guionista de ‘Rosanne’ (1990), y de ahí pasó a crear su primer gran éxito, ‘Grace Under Fire’, en la que ya desempeñó también el papel de productor ejecutivo. Especializado desde el comienzo en la ‘sitcom’ tradicional, su habilidad para crear personajes memorables que, con diálogos rápidos y divertidos servían para hablar con distancia pero cariño de las pequeñas miserias que nos rodean, se hizo proverbial. Así nacieron ‘Dharma & Greg’ (1997), ‘Dos hombres y medio’ (2003) ‘The Big Bang Theory’ (2007), tres de las mejores comedias de las últimas dos décadas.

Fue en la primera de ellas que Lorre comenzó a colocar sus célebres ‘tarjetas’ al final de cada episodio en las que expresa sus diferentes puntos de vista sobre temas de diversa índole. Como los comentarios aparecen únicamente un segundo, solo es legible para quienes graben el episodio o pausen su emisión. Una manera original de firmar las obras y mostrar autoría.

"Cuando ha llegado a la edad en que muchos se jubilan, acaba de estrenar la serie 'El método Kominsky' en Netflix"

méInstalado ya como el gran creador de comedia televisiva en este siglo, Lorre verá como allá por mayo finaliza ‘The Big Bang Theory’ y está por ver qué pasa con su precuela, ‘El joven Sheldon’, también creación suya. Pero cuando ya ha llegado a la edad en que muchos se jubilan acaba de estrenar en Netflix ‘El método Kominsky’. La serie es nuevamente una comedia, porque Lorre sabe contar la vida a través del humor, pero esta vez ha cambiado la televisión generalista por una plataforma de pago y ha dejado la grabación en plató por el rodaje con una sóla cámara y en exteriores.

Cuenta la existencia de un viejo profesor de interpretación (Michael Douglas, que es también productor de la serie), que años antes tuvo un breve éxito como actor, y su relación con su agente y mejor amigo (un insuperable Alan Arkin). Se trata del producto más serio de Lorre, el menos tradicional y también el más arriesgado y con más sustancia. No es una comedia de chistes, destila melancolía y la derrota está constantemente presente; tampoco es una serie sobre el mundo de los actores y las dificultades que entraña lograr el éxito y los peligros de este, sino que habla de lo que significa envejecer. Vista la serie , Lorre lo está haciendo muy sabiamente.