Ir a contenido

Editorial

El dilema moral de la ciencia

Conviene cuanto antes una regulación efectiva y moralmente rígida a nivel internacional que evite desmanes hoy por hoy impredecibles en experimentos científicos

El profesor He Jiankui, durante su intervención en la Conferencia de Edición del Genoma Humano de Hong Kong, el pasado miércoles.

El profesor He Jiankui, durante su intervención en la Conferencia de Edición del Genoma Humano de Hong Kong, el pasado miércoles. / AP / KIN CHEUNG

La noticia que el biólogo chino He Jiankui, de la Southern University of Science and Technology de Shenzhen, modificó genéticamente dos embriones (unas gemelas que ya han nacido) ha impactado de manera notable a la comunidad científica y ha encendido todas las alarmas éticas. La técnica conocida como CRISPR/Cas9, una tecnología de edición genética implantada hace unos cinco años, se ha desarrollado hasta ahora a nivel experimental y está previsto que se utilice pronto en ensayos clínicos con humanos para combatir enfermedades graves. Hasta ahora, sin embargo, estas 'tijeras moleculares' que permiten la modificación del ADN no habían sobrepasado la frontera de la curación para entrar en el terreno pantanoso de la eugenesia, es decir, la mejora de las características físicas en humanos, en este caso aplicada a embriones para prevenir hipotéticamente la infección del virus del sida.

El experimento, aún por comprobar si efectivamente se ha llevado a cabo con el éxito que asegura el investigador chino, siendo revolucionario a nivel científico abre un debate inaplazable sobre los límites de la investigación. De facto, existe una moratoria global, y entidades como la Asociación Internacional para la Investigación y la Innovación Responsable en la Edición del Genoma (ARRIGE) proponen la instauración de un marco integral que defina las fronteras éticas de la ciencia. Nos hallamos ante el umbral de un futuro inquietante. Conviene cuanto antes una regulación efectiva y moralmente rígida a nivel internacional que evite desmanes hoy por hoy impredecibles.