28 oct 2020

Ir a contenido
Julia Roberts, en la serie de Amazon ’Homecoming’. 

AMAZON

Islandia

Mikel Lejarza

Al cine le ocurre lo que a Islandia. Quien visita esta isla, vuelve maravillado de su belleza, de la educación de sus habitantes y de su modo de vida tranquilo y placentero. Pero nadie se quiere quedar a vivir allí. Al cine, que tanto ha hecho soñar a muchas generaciones, le ocurre algo similar. Hace años que ha dejado de ser el medio más atractivo del sector audiovisual y todo en él trasmite un aire de decadencia frente a las pantallas más jóvenes.

Pero aunque el cadáver goza de buena salud en territorios clásicos como en Estados Unidos, donde la taquilla este año supera a la del curso anterior; o en China y países como Indonesia o India, donde se siguen abriendo nuevos cines y la asistencia a salas continúa creciendo; en la vieja Europa las taquillas están a la baja y sobre todo el cine de clase media, tanto en público, como de presupuesto, ha migrado en masa hacia las plataformas de televisión de pago, que además le disputan  industrialmente el papel de mayor factoría de contenidos del audiovisual a los envejecidos estudios tradicionales. En resumen, el cine gusta a todo el mundo, pero pocos se quieren quedar a vivir en él y la mayoría del sector se va a la televisión.

La última gran estrella de Hollywood que ha seguido dicho recorrido es Julia Roberts. Faltan Brad Pitt y Leonardo Di Caprio y ya estarán todos, porque George Clooney nació en la televisión en la serie 'Urgencias'. 'Homecoming', que es la serie protagonizada por la inolvidable 'Pretty woman', la ha producido Amazon, que vuelve a dar señales de que va en serio en esto de la producción de contenidos audiovisuales.

Mientras Netflix ha hecho de su hiperactividad la seña de identidad de su oferta, el grupo de Jeff Bezos vuelve a mostarse ambicioso con un proyecto que es sin duda una de las series del año. Dirigida por el creador de 'Mr. Robot' Sam Esmail, está basada en un 'podcast' emitido por Gimlet Media.

Con episodios de media hora y una factura visual que pretende epatar y a ratos lo consigue, se trata de un producto no para todos los públicos, que busca ofrecer un nivel de calidad que justifique el pago por su consumo. Ocurre que hay ya tanta oferta, que las nuevas propuestas intentando huir de los tópicos caen en ocasiones en el defecto de rizar el rizo en exceso, pero 'Homecoming' se sigue bien y aunque la trama recuerda a otras muchas, está rodada e interpretada con un aire misterioso que la hace atractiva desde el primer momento. Una serie que recordaremos por su protagonista, pero que está entre las buenas novedades del curso, y que ya ha anunciado tendrá segunda temporada .

También Susan Sarandon proviene del cine y continúa en la nueva temporada de 'Ray Donovan', en la que coincide con Jon Voight. Dos ganadores de sendos Oscar en una serie que acusa ya el mismo cansancio que su protagonista tras los muchos problemas acumulados en sus seis temporadas.

En los últimos episodios de 'House of cards' debutan Diane Lane ( que se inició en el cine con Lawrence Olivier) y Greg Kinnear ('Mejor imposible' ) . Los buenos actores siguen a las mejores historias, y estas, hoy, están en la televisión.