19 sep 2020

Ir a contenido

Cultura y economía

No confundir artista con altruista

EFE/MARISCAL

No confundir artista con altruista

Juli Capella

Sin artistas los mercaderes jamás tendrían nada que vender y, lo más importante, seguiríamos siendo primitivos.Y sí, los artistas también comen, poco, pero cada día

¿Para qué sirven los artistas? Para nada. Por eso son imprescindibles, como los filósofos, porque su valor no es funcional. Entre la pocilga política que nos invade, de vez en cuando hay algún brote verde, como el proyecto del Estatuto del Artista, impulsado por Unidos Podemos y que se ha aprobado por unanimidad, sí, como lo lee. Insólito. Demasiado bonito para que acabe bien. ¡Suerte, Guirao!

El artista es ese personaje atípico, sospechoso habitual, parásito de la sociedad. Así lo ve mucha gente, alguien prescindible, que no aporta nada práctico. De ahí que muchos consideren que ya están pagados, al poder hacer lo que les gusta. Si trabajas en algo a disgusto, entonces está bien cobrar, pero si encima te diviertes… No es broma, lo he sufrido en carne propia sin ni siquiera llegar a artistilla. De ahí que la frase: "Este vive del arte", para calificar al jeta, me conmueva.

666 euros al mes

La nueva ley va a intentar ordenar la fiscalidad de los artistas, aplicando un IVA del 10%. Medidas urgentes para evitar la precariedad de miles de personas, donde solo unas pocas alcanzan fama y recompensa económica. Un estudio del 2016 constataba que el 45% de artistas españoles no llegaban al salario mínimo, es decir 8.000 euros al año, 666 -el infierno- al mes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ante esta iniciativa, diversos medios económicos ya han puesto el grito en el cielo, ¿por qué hay que proteger el arte? Son los mismos que encuentran lógico que se subvencione el armamento, los automóviles y la agricultura, pero nunca la cultura, ¿para qué? Son así de catetos y avaros. Ha habido otros periodos históricos en los que la creación cultural encontraba mejor encaje entre el poder. Ahora solo interesa como mercancía vendible, lo llaman industria cultural, representa el 3% del PIB, pero les molesta que quien imagina el producto que luego mercadearán, además de disfrutar, quiera tener su pellizco. Sin artistas jamás tendrían nada que vender, pero lo más importante: seguiríamos siendo primitivos.

Y sí, los artistas también comen, poco, pero cada día.