Ir a contenido

Políticos presos

Entrada de la prisión de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona)

MARC VILA

Amnistía, la 'solución Ribó'

Sílvia Cóppulo

Con la aplicación podría conseguirse, siendo optimista, que el precio de la factura política constase en la columna del haber y no en la del debe. No es tarea fácil, pero lo vale.

Rafael Ribó le duele la cárcel de los líderes políticos y sociales independentistas. Entrevisto al Síndic de Greuges para Catalunya Ràdio acerca de Jordi Sànchez, quien fue su adjunto y un gran amigo. Jurista reconocido, insistirá en que los hechos del 2017 pueden considerarse constitutivos de desobediencia, pero no de rebelión. Fue rebelión el golpe de Estado de Tejero o la sublevación de Francisco Franco contra la Segunda República, y no un referéndum de autodeterminación, que no consta ya en el Código Penal. Comparto el argumento, pero lo cierto es que, abierto el juicio oral por parte del Tribunal Supremo a los líderes del 'procés', estamos en vigilias del informe de la fiscalía. Veremos en qué se concretan los delitos. No soy optimista. Cedido el poder político al judicial, aun cuando el Gobierno de Pedro Sanchez aboga ahora por rebajar las acusaciones, creo que la sentencia será dura para que sea ejemplar.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Una sentencia dura caería como una bomba a los intentos de enfriar la belicosidad entre los gobiernos. Incluso podría encender un 'momentum' en el mundo independentista de consecuencias inimaginables. ¿Indulto, le pregunto a RibóRotundamente, no, me contesta. Está totalmente en contra de lo que supone perdón o arrepentimiento de unas acciones que muchos consideramos que forman parte del combate democrático, político y con libertad, reconocido en muchas democracias. Y entonces abre la posibilidad a la amnistía, que viene a considerar que los hechos nunca debieron considerarse constituyentes de delito. 'Solo' es necesario que se apruebe en el Congreso de los Diputados por una mayoría.

Abro los ojos a esta posibilidad. ¿Podemos pensar que hay que ir pensando en esta solución como el mal menor que no humilla a quien la recibe? Aprobar una amnistía comportaría gestionar muy bien los tiempos desde el frágil equilibrio del Gobierno de Sánchez, pero al fin podría conseguirse, siendo optimista, que el precio de la factura política de esa eventual amnistía conste en la columna del haber y no en la del debe. No es tarea fácil, pero lo vale.