Ir a contenido
Creu de Sant Jordi.

Creus de Sant Jordi poco plurales

Xavier Bru de Sala

Poco a poco, como usando fórceps, las Creus de San Jordi se habían ido abriendo. Los dos tripartitos alimentaron algo el pluralismo. Ferran Mascarell Santi Vila prosiguieron ensanchando el círculo, pero hemos sufrido un retroceso. Las creus significativas son de parte y no esconden un mensaje político a favor del proceso y del combate paralelo contra la desigualdad social. La ausencia de galardonados significativos que puedan situarse en los márgenes de la ortodoxia soberanista es total. Total y voluntaria. Ni uno para disimular.

Que los criterios con que se otorgan las cruces son cuestionables, el método de selección aleatorio y la mezcla social y cultural confusa, es bien sabido y tiene difícil remedio. Quizás no valdrá la pena meneallo mientras no haya reforma consensuada. En algunos casos, deben pensar los que podrían adoptar un nuevo sistema de reconocimientos públicos, mejor pasar desapercibido que generar polémica.

Algo falla cuando la exclusión de medio país es tan flagrante, sí, me refiero a la instrumentalización política

Tan desapercibida ha pasado este año la publicación de la lista que sólo se ha destacado el apoyo al proceso. Nadie se ha sorprendido y a otra cosa. El acto de entrega, previsto para el día de redacción de esta nota, será previsiblemente más reivindicativo que de reconocimiento. Los galardonados, de protagonistas a instrumento de un mensaje que no es imprescindible reiterar a cada paso. Este ya lo sabemos, president y consellers. Ahora quisiéramos conocer la trayectoria de los galardonados y, si pudiera ser, por qué personas con más y más significativa obra han sido marginadas.

Algo falla cuando la inmensa mayoría de galardonados no abandonarán su situación de perfectos desconocidos. No me refiero al mérito de cada cual sino a la significación de las creus. Algo falla cuando la exclusión de medio país es tan flagrante, y sí que me refiero a la instrumentalización política.

Los tiempos excepcionales no justifican la falta de respeto hacia la sociedad.

                                                                                            

0 Comentarios
cargando