Ir a contenido

Editorial

El aumento de robos en domicilios

Aparte de la acción policial, la prevención debe correr a cargo, en su justa medida, de los propietarios

Control conjunto de Mossos dEsquadra y Policía Local de Sant Cugat del Vallès, en Valldoreix.

Control conjunto de Mossos dEsquadra y Policía Local de Sant Cugat del Vallès, en Valldoreix. / Robert Ramos

Es una situación que, a primera vista, parece contradictoria, pero que efectivamente es cierta, a tenor de las cifras conocidas del primer cuatrimestre del año. En Catalunya se producen más asaltos a viviendas en un período de recuperación y estabilidad económica que en tiempos de plena crisis. Entre enero y abril de 2018 se han disparado los robos después de dos años de descensos (en torno al 2 o 3%), con cerca de un 20% de aumento en relación al mismo período del ejercicio anterior y con 1.185 personas detenidas. La proyección llevada a cabo por los Mossos d'Esquadra prevé un balance altamente negativo, por cuanto la media mensual hasta ahora se sitúa en 2.300 al mes, una cantidad que previsiblemente se verá incrementada en los meses de verano, puesto que es en este período donde se producen más asaltos, teniendo en cuenta que los propietarios dejan de residir unos días en su vivienda y que el 80% de los robos se efectúan en inmuebles que son primera residencia.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Las razones de este aumento son difíciles de establecer. Aunque las nacionalidades de los detenidos son, en su conjunto, las mismas que en otros períodos más 'tranquilos' (españoles, ciudadanos de origen magrebí, albaneses, chilenos y georgianos), lo cierto es que se ha detectado una especie de 'efecto llamada' que ha hecho aumentar los robos llevados a cabo por individuos procedentes de los países del Este. Lo que no ha cambiado es el 'modus operandi', establecido en los habituales forzamientos de puertas y ventanas o en el escalamiento, o a través de la introducción de láminas finas entre el marco de la puerta. 

Por eso mismo, la campaña de los Mossos para proteger las viviendas incide en estos supuestos y recomienda cerrar con llave incluso con los ocupantes en el interior, comprobar que las puertas de patios y galerías están asimismo cerradas, conectar siempre la alarma y, entre otros, procurar no dar publicidad – a través de redes sociales o del teléfono – de las previsiones vacacionales. Las dificultades legales con las que se enfrenta la policía (la detención 'in fraganti' deriva en penas de prisión, pero en el resto de casos puede quedar solamente en indicios) no presuponen una menor intensidad en sus investigaciones. Controlar las redes y desmantelar hipotéticos atracos a través del establecimiento de parámetros delictivos incide en una prevención que también debe correr a cargo, en su justa medida, de los propios vecinos.

0 Comentarios
cargando