Ir a contenido

Editorial

Alemania tumba el delito de rebelión de Puigdemont

Paso a paso, decisión a decisión, la justicia de los países europeos pone en cuestión a Llarena

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. / AFP / TOBIAS SCHWARZ

Paso a paso, decisión a decisión, la justicia de los países europeos a los que huyeron los líderes independentistas tras la proclamación de independencia del 27 de octubre han ido poniendo en un aprieto al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena y su instrucción del caso de los hechos acontecidos alrededor del referéndum del 1-O. El último ha sido la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, que ha dado luz verde a la extradición de Carles Puigdemont por un presunto delito de malversación, pero ha descartado el cargo de rebelión que Llarena solicitaba en la euroorden, porque entiende que no hubo la violencia "suficiente" durante el 1-O que sustente ese cargo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Desde el principio de la causa, el cargo de rebelión ha sido ampliamente criticado por reputados juristas debido a que requiere que haya violencia. En sus sucesivos autos, el juez Llarena ha justificado lo que a su juicio es violencia en aquellos nefastos días, pero la justicia alemana no ha considerado suficientes sus argumentos para extraditar a Puigdemont. En mayo, la justicia belga rechazó la entrega de los 'exconsellers' Toni ComínMeritxell Serret y Lluís Puig por lo que consideró defectos de forma en la euroorden. La suma de varapalos a la instrucción de Llarena pone en cuestión todo el proceso. Es muy significativo que a la justicia española le cueste tanto hacer entender a sus homólogos europeos la concepción de violencia que sustenta la acusación de rebelión.

La fiscalía alemana no puede recurrir, Puigdemont sí puede hacerlo contra el cargo de malversación ante el Tribunal Constitucional alemán. Ahora el juez Llarena tiene que decidir si acepta o no la extradición. Si no la acepta, el expresidente de la Generalitat se quedará en un limbo legal, ya que no podría moverse de Alemania sin riesgo de ser detenido. Si Llarena la acepta, Puigdemont solo podrá ser juzgado en primera instancia por malversación, y condenado a lo sumo a 12 años de cárcel, mientras que los líderes sociales y políticos que decidieron no huir de la justicia y presentarse ante los juzgados llevan meses en prisión preventiva y en algunos casos se enfrentan a 30 años de cárcel por el delito de rebelión. Un agravio lacerante. Otra opción para Llarena sería acudir al Tribunal de de Justicia de la Unión Europea, pero vistos los antecedentes no es aventurado pensar que esta sería una decisión arriesgada para el juez.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.