Ir a contenido

Al contrataque

Aula de ESO en el colegio El Pilar de Premià de Mar.

FERRAN SENDRA

Ablandar el esfuerzo

Najat El Hachmi

Esforzarse no está de moda en la cultura de la eterna adolescencia en la que vivimos y ahora incluso los alumnos de la ESO dejarán de tener notas como las de antes

La niña autoexigente y competitiva se mira el informe de fin de curso que la maestra ha entregado a los padres y dice: un "¡poco!". ¿Por qué tengo un "poco"? En el documento no hay notas convencionales pero la niña, que quiere darlo todo y sabe que sus capacidades se lo permiten, se ha marcado el objetivo de sacar en todas las competencias un "mucho". Por el contrario, el niño nada ambicioso y un poco vago se conforma con la lista de "bastantes" que le han dado. Si sin esforzarse demasiado ya lo hace todo "bastante" bien, ¿de qué le serviría hacer más? Sus profesores se lo dicen siempre, que si trabajara un poco más obtendría mejores resultados, pero él no ve que haya ninguna necesidad de hincar los codos sólo para cambiar los "bastantes" por los "muchos".


En los últimos cursos de EGB tuve un profesor de matemáticas muy exigente, Vicenç Garriga. A todos nos daba un poco de miedo, era un maestro de la antigua escuela. No era nada complaciente, nos mandaba los trabajos y lo mínimo que esperaba era que los hiciéramos. Recuerdo que su rectitud, el hecho de que lo esperara todo de nosotros, me servía de acicate para aumentar mi rendimiento. No era el más popular de los maestros pero a menudo hablábamos de él.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Años más tarde lo recordaríamos con afecto y agradecimiento por lo que nos había dado, mucho más que un profesor de francés con quien no aprendimos nunca ni una sola frase de esa lengua, un hombre que nos dejaba hacer lo que quisiéramos en clase. Vicenç, en cambio, guardaba las distancias, no nos daba palmaditas en la espalda. Si no hacíamos lo que teníamos que hacer, nos regañaba. Si cumplíamos con sus exigencias decía bien o muy bien sin grandes halagos, al fin y al cabo aquella no era más que nuestra obligación. A los alumnos que sabía que podíamos dar más de nosotros mismos, nos exigía más que al resto. Me acuerdo de un día en que llegué a clase sin haber hecho los deberes y me dijo: "¿Qué? ¿Te quieres pasar al otro bando o qué?". Y nunca más volví a despistarme.

Es una suerte tener maestros exigentes, sistemas de evaluación claros con los que medir las capacidades de los alumnos. El esfuerzo es uno de los aprendizajes más imprescindibles. Sin esfuerzo seremos absolutamente vulnerables cuando salgamos a la vida real, nos ablandaremos como acelgas al sol. La capacidad de ir más allá de lo que en primer término podemos hacer, de aprovechar el gran lujo que es la educación en sí misma y crecer, saber que estamos creciendo alcanzando los objetivos que nos marcan. Hacernos conscientes de nuestro grado de inteligencia y entender que en esto también somos diversos. La evaluación clásica, la que va del 1 al 10 o del insuficiente al excelente es una manera notable de calificar el rendimiento de los estudiantes, un marco claro necesario para entender los límites, incluso los de la vida misma. Pero esforzarse no está de moda en la cultura de la eterna adolescencia en la que vivimos y ahora incluso los alumnos de la ESO dejarán de tener notas como las de antes.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.