Ir a contenido

LA CLAVE

La penúltima lección

Albert Sáez

Hay una gran diferencia entre un profesor y un maestro, aunque a veces coincidan en la misma persona. El primero da clases, el segundo lecciones. A Joaquim Maria Puyal muchos le llamamos 'mestre'. Lo hace, por ejemplo, el maestro Emilio Pérez de Rozas. Nunca hemos ido a clase con Puyal. Pero hemos aprendido muchas cosas de él. Solo con escucharlo en sus transmisiones del Barça en Radio Barcelona y en Catalunya Ràdio. O viendo sus programas en TVE o en TV3. También en sus charlas o tomando un café. Su penúltima lección ha sido la manera cómo ha decidido dejar las trasmisiones. "Cuando están en el momento alto" le dijo a Mònica Terribas antes de añadir con esa modestia que le caracteriza que ahora "ya hay mucha gente que puede hacerlo en catalán". No dijo que estuviera cansado ni que llevara muchos años. Puyal nunca ha gastado un minuto de contacto con el público para decir tópicos, obviedades o banalidades. Por eso sabe tanto de periodismo, siempre ha huido del ruido.

Josep Maria Esquirol dice en su último libro que los infinitivos esenciales son esas acciones que nunca damos por acabadas: vivir, amar y pensar. Añadiría aprender que posiblemente es una suma de las tres. Por eso la marcha de Puyal de las transmisiones del fútbol muchos la vivimos como su "penúltima" lección y andamos preocupados tratando de saber dónde recibiremos la siguiente: ¿en la universidad, en la televisión, en las redes? Sea dónde sea, sabemos que no nos decepcionará. Puyal es de los que ha sabido siempre incorporar las nuevas tendencias sin abandonar los elementos fundamentales del periodismo. Fue el primero en seguir al Barça en catalán, en poner teléfonos del público en un plató de televisión, en montar una serie de ficción con elementos de la actualidad, en transformar una transmisión de radio en un comunidad de internautas. Y la gracia es que no solo fue el primero, sino que en muchos de estos formatos nadie le ha superado después. Por eso es un maestro, y por su generosidad para enseñar todo lo que sabe. Así que hasta la próxima lección, maestro. 

0 Comentarios
cargando