Ir a contenido

Editorial

Dos alas del PP en el próximo congreso

Santamaría representa el rajoyismo moderado y pragmático, mientras Casado y Cospedal encarnan un retorno al aznarismo

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, en el momento de depositar sus respectivos votos.

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, en el momento de depositar sus respectivos votos.

Las peculiares primarias del PP –votaron 58.000 afiliados de 67.000 inscritos, una ínfima parte si era cierto que los militantes llegaron a ser 800.000 lo han dejado todo abierto para el congreso extraordinario que se celebrará dentro de dos semanas. La exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría llegó primera, pero solo con 1.500 votos más que el vicesecretario Pablo Casado, que relegó a su vez a la tercera plaza a la secretaria general, María Dolores de Cospedal. El triunfo de Santamaría, sin embargo, no le asegura en absoluto la victoria en el congreso porque frente a ella se dibuja ya una alianza de Casado con los perdedores, en especial con Cospedal, enfrentada desde hace años a la vicepresidenta de Mariano Rajoy.

Este frente contra Santamaría se intuyó ya desde la misma noche electoral, en la que Casado se mostró partidario de cumplir las normas y llegar al congreso con las dos candidaturas finalistas enfrentadas para que los 3.184 delegados decidan. Al día siguiente de las primarias, Casado ratificó que no se va a integrar en la candidatura ganadora, que ha sido desde el primer momento la oferta de Santamaría, una estrategia que, más allá de las retóricas llamadas a la unidad, expresa el temor de que la lista más votada resulte al final derrotada en el congreso.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El sistema a doble vuelta, con colegios electorales distintos –militantes por un lado, compromisarios sin mandato por otro permite cualquier resultado, y más cuando la diferencia entre la primera y el segundo es tan escasa. A Casado y Cospedal les basta con superar la contradicción de que siempre han defendido el valor de la lista más votada para pactar e intentar hacerse con la presidencia. Sin embargo, aunque se produzca el acuerdo, tampoco es seguro que los compromisarios lo respeten, porque los que votan en el congreso no son los mismos y porque en la elección de los delegados cuentan mucho los aparatos provinciales del partido. Por eso, Santamaría, ganadora en la mitad de las provincias, no lo tiene aún todo perdido.

Si finalmente no hay lista de integración, como piden muchos barones regionales, en el congreso se enfrentarán dos alas del PP, la que representa Santamaría, el rajoyismo moderado y pragmático, y la que encarna el dúo Casado-Cospedal, más ideológica, más conservadora, una especie de retorno al aznarismo con la cara juvenil del candidato. De quién sea el vencedor dependerá el futuro del PP y de la derecha española.    

0 Comentarios
cargando