Ir a contenido

DATOS OFICIALES

Santamaría y Casado disputarán la batalla final para suceder a Rajoy

La exvicepresidenta gana las primarias por solo 1.500 votos sobre el diputado

La vencedora ofrece a su rival que se integre en su equipo, pero él lo descarta

Pilar Santos

Santamaría y Casado tienden la mano a las candidaturas que han quedado fuera. / ZIPI (EFE) / ATLAS VÍDEO

El PP ya tiene a sus dos candidatos finalistas. Los militantes eligieron a Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado para pasar a la segunda vuelta. Ahora, si no hay integración de los equipos ni lista única, pese a que la reclaman algunos barones autonómicos, serán los 3.184 compromisarios los que decidan quién de los dos sucederá a Mariano Rajoy. El futuro líder del PP será proclamado en el congreso que se celebrará los días 20 y 21 en Madrid.

El 36,95% de los afiliados respaldaron a Santamaría (21.513 papeletas) mientras que el 34,3% apostó por Casado (19.967) y el 25,92% (15.090), por María Dolores de Cospedal. Según los datos oficiales ofrecidos por Luis de Grandes, presidente de la Comisión Organizadora del Congreso extraordinario (COC), hubo un 86,8% de participación: ejercieron su derecho a voto 58.303 afiliados aunque, tras restar los votos nulos, quedaron 58.219 válidos. 

Los otros candidatos se quedaron muy lejos de los tres favoritos: José Manuel García-Margallo cosechó 680 apoyos; José Ramón García Hernández, 668; y Elio Cabanes, 185. 

Avisos a navegantes

Tras conocer los resultados, todos los aspirantes, menos Cabanes, que no estuvo en la sede del partido, comparecieron ante la prensa y aprovecharon sus intervenciones para lanzar los primeros avisos a navegantes. Casado dejó claro que, con un resultado tan "igualado", apenas 1.500 votos de diferencia, está dispuesto a seguir hasta el final e invitó a otras candidaturas, con gran "implantación en el territorio", como la de Cospedal, a quien no mencionó, a darle su apoyo. 

Se adelantó a lo que minutos después reclamó la vencedora. La exnúmero dos del Gobierno subrayó que ha detectado una gran inquietud en la militancia por garantizar la "unidad" del partido y que ella va a hacer un "esfuerzo de generosidad" para "la integración". "Yo voy a hacer mi parte, pero también depende de la otra parte", declaró.

Ese va a ser uno de los debates que se va a abrir en el PP. Cospedal no quiso responder esta madrugada una pregunta que se le volverá a plantear en los próximos días: ¿va a apoyar a Casado? La mala relación entre la secretaria general y la exvicepresidenta puede jugar en favor del diputado. Una posible pinza amenaza la victoria de Santamaría.

Con estos datos de la votación sobre la mesa, parece complicado que se cumpla la voluntad de algunos barones, como el gallego Alberto Núñez Feijóo y el catalán Xavier García Albiol, para que los dos equipos se integren. Los dos quieren ganar. 

Virtudes de los ganadores

Los resultados, que se conocieron poco después de las once de la noche, demuestran que Santamaría ha sacado provecho del gran conocimiento que le han dado sus años en el Gobierno y ha logrado que cale su mensaje de que es la mejor candidata para ganar al líder del PSOE, Pedro Sánchez, en las próximas elecciones generales.

El diputado y vicesecretario de Comunicación también se ha hecho un hueco en el duelo final pese a que empezó la carrera con desventaja al no ser tan conocido en todo el territorio por los militantes y también porque tiene abierta una investigación judicial sobre su máster en la Universidad Rey Juan Carlos y pende sobre él la espada de Damocles de una posible imputación por ese asunto.

La sombra de Aznar

Casado, el candidato más próximo a José María Aznarsegún dijo Cospedal durante la campaña para intentar estropearle su imagen del candidato que mejor respondía a la “regeneración” que necesita el partido, ha sintonizado con los militantes. Durante la campaña, el político palentino ha defendido el ideario más conservador del PP: se ha manifestado contra el aborto, ha denigrado cualquier tipo de diálogo con los independentistas catalanes y ha defendido una profunda rebaja de impuestos.

Cospedal, pese a ser la secretaria general y conocer el aparato territorial, ha puesto cara a los años más duros de los escándalos de corrupción del PP y no ha conseguido romper con esa etapa ni entusiasmar a un partido deseoso de pasar página. Se le preguntó si va a dejar la política y aseguró que responderá a esa cuestión "con prontitud". "No voy a entorpecer el camino del próximo presidente", apuntó.

Apoyo en el territorio

Por comunidades, Santamaría se impuso en Castilla y León, Andalucía y Comunitat Valenciana; Casado, en la Comunidad de Madrid y Baleares;  y Cospedal, en Galicia, Castilla-La Mancha y Asturias.

En Catalunya, ganó claramente el diputado palentino. Se llevó el triunfo en Barcelona, Tarragona y Lleida. Girona quedó en manos de Santamaría, donde contó con el aliento de Enric Millo.

Durante la tarde, con las urnas aún abiertas, hubo quejas entre los equipos de Cospedal y Casado sobre supuestas irregularidades en las mesas electorales. Ninguna denuncia llegó al COC. Todo apunta a que esos episodios se olvidarán. Ahora la batalla ya es otra.

0 Comentarios
cargando