Ir a contenido

La clave

Merkel y Sánchez se estrechan la mano tras la rueda de prensa que han celebrado en Berlín. 

FILIP SINGER (EFE)

Europa respira con Sánchez

Olga Grau

El Gobierno socialista cuenta con tan solo 84 diputados, pero, en un momento en que las vocaciones europeas flojean, ha demostrado decisión al apostar por Europa y las instituciones respiran con alivio

Europa no está preocupada por España y su estabilidad política, está preocupada por el futuro de Europa. El auge de los populismos y los fascismos, el 'brexit' y la crisis migratoria, suponen para al Viejo Continente uno de los mayores retos desde la fundación de la UE una vez pasado el largo túnel de la crisis financiera y la era de los rescates.

La moción del PSOE al Gobierno de Mariano Rajoy, lejos de causar desasosiego en las instituciones europeas, amantes de la previsibilidad y de la estabilidad, ha generado un respiro de alivio. Es cierto que el presidente del Gobierno, con sus 84 diputados, está absolutamente limitado para llevar adelante un programa electoral ambicioso. Deberá pactar cualquier iniciativa y se enfrentará a una oposición muy dura. Pero ha demostrado, en un momento en que las vocaciones europeas flojean, decisión al apostar por Europa.

La acogida del 'Aquarius', tras el rechazo de Italia, generó un debate necesario y de difícil consenso, que centrará la cumbre que empieza este jueves. Que un país como España, que recibe elevados flujos migratorios desde África, tuviera el gesto de solidaridad, es de gran inteligencia política si lo que en el fondo se pretende es lograr apoyo europeo para gestionar las llegadas a Andalucía y Canarias.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los gestos de Sánchez para dar importancia a los asuntos europeos han sido constantes. Ha comparecido este miércoles ante el Parlamento español antes de su primer Consejo, el domingo pasado exhibió un perfecto inglés en la Cumbre migratoria de la UE y su gabinete ha impulsado ya a nivel sectorial iniciativas para desencallar temas relevantes en la Comisión Europea como, por ejemplo, el paquete relativo a las energías renovables que el PP dejó abandonado.

Las instituciones europeas necesitan más que nunca aliados para el proyecto político europeo, especialmente con la deriva fascista del Gobierno italiano, la debilidad de Angela Merkel y las elecciones europeas a la vuelta de la esquina. España es un país grande que en los últimos años ha sido un convidado de piedra sin vocación de influir. Europa necesita a España, pero España necesita a Europa. La coyuntura es favorable, si se sabe aprovechar.

0 Comentarios
cargando