Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Embriones humanos criados en un laboratorio.

AP

Cromosoma Y

Pere Puigdomènech

La pérdida del cromosoma Y en algunas células a partir de determinada edad podría explicar el hecho de que los hombres mueran antes

Es el más pequeño de los cromosomas y representa un 2% de la dotación genética en los humanos. Pero tiene suficiente información como para provocar que haya hombres y mujeres. Como esta es una de las diferencias más importantes que hay en nuestra población, cualquier noticia que sale sobre él causa impacto.

Todos los animales definen algún tipo de diferencia entre sexos. En los reptiles, que un nuevo individuo sea macho o hembra depende de la temperatura del óvulo fecundado, pero en los mamíferos depende de la dotación de los cromosomas. Los embriones que tienen un cromosoma Y desarrollarán los atributos del macho, y si no lo tienen será hembra. Se sabe que el cromosoma Y tiene entre 50 y 60 genes, y hay uno, el gen Sry, que se pone en marcha al comienzo del desarrollo del embrión determinando que el individuo tenga las características del macho. Los cambios que se producen en el cuerpo humano son notables y la investigación ha estado encaminada a entender cómo un único gen tiene efectos tan generalizados.

Un artículo que acaba de publicar un equipo internacional ha descubierto que la acción del gen Sry sobre otros genes se lleva a cabo lejos del cromosoma Y, y sobre todo, en un fragmento de ADN en el cromosoma 17 que pone en marcha algunos de los genes esenciales en la formación de los órganos masculinos. En un caso entre 5.500 este fragmento no cumple su función correctamente, y aunque el individuo tenga un cromosoma Y normal no desarrolla las características de los machos. El interés por este cromosoma ha llevado a que 'The New York Times' se haya fijado y destaque que con frecuencia en personas mayores algunas células lo pierden. Eso no tiene efecto sobre su sexo, ya formado en su juventud, pero el cromosoma Y tiene efectos sobre el sistema inmunológico y podría ser que en algún caso esta fuese la razón de la muerte precoz de los hombres. También destaca que no hay contribución del genoma de los neandertales en este pequeño cromosoma. Si hay una agresividad masculina, no nos vendría de esos parientes primitivos.