Ir a contenido

ANÁLISIS

¿El Mundial de las sorpresas?

Axel Torres

Se habla de revolución y nuevo orden, pero siempre ha habido resultados llamativos en las fases de grupos

Se escucha y se lee que este Mundial está demostrando que las diferencias se han reducido en el mundo del fútbol y que cada vez impera una mayor igualdad. Es cierto que ha habido sorpresas considerables en esta primera semana y media de competición, pero aún no tenemos elementos suficientes de juicio como para proclamar que asistimos a una revolución y al inicio de un nuevo orden. 

Porque resultados inesperados en la fase de grupos los ha habido siempre. Desde que veo Mundiales, no ha habido una cita en la que no haya ocurrido algo histórico e imposible de pronosticar. 

En Italia- 90, Camerún ganó a la vigente campeona Argentina en el partido inaugural y luego avanzó hasta cuartos de final, donde estuvo muy cerca de echar a Inglaterra, ante la que forzó la prórroga y sólo cayó tras dos goles de penalti de Gary Lineker. También Costa Rica superó la fase de grupos en su primera participación contra todo pronóstico.

En Estados Unidos- 94, a Argentina la eliminó Rumanía, y a Alemania, Bulgaria, que alcanzaría las semifinales al igual que una asombrosa Suecia que quedó tercera. Y Arabia Saudí ganó a Bélgica con un gol maradoniano y se clasificó por primera vez para los octavos de final.

En Francia- 98, Croacia llegó hasta semifinales en su primer Mundial como estado independiente tras eliminar a Alemania con un memorable 0-3. Y España, que por primera vez en mucho tiempo acudía al certamen con etiqueta de candidata real al título según la prensa internacional, quedó eliminada en un grupo que encabezaron Nigeria y Paraguay. 

En Japón y Corea- 2002, Senegal y Dinamarca apearon a Francia en la fase de grupos, donde también naufragó Argentina, a la que mandó a casa Suecia. Los galos y la albiceleste eran, antes de empezar, las dos grandes favoritas en las apuestas. Turquía y Corea llegaron a semifinales, con los asiáticos eliminando consecutivamente -y con polémica- a Portugal, Italia y España

La crisis de Zidane

En Alemania-2006, Francia, que luego llegaría a la final, fue incapaz de ganar sus dos primeros partidos ante Suiza y Corea del Sur, provocando una crisis que estuvo a punto de hacer saltar por los aires el último torneo como futbolista profesional de Zinedine Zidane. Ecuador, Australia y Ghana alcanzaron los octavos por primera vez, y Angola sorprendió con un equipo muy desconocido empatando dos duelos y cayendo por la mínima ante Portugal en el otro.

En Sudáfrica- 2010, Nueva Zelanda se marchó para casa sin perder ningún partido. No pudo ganarla ni la campeona Italia, a la que echarían Paraguay y Eslovaquia. También Francia, la otra finalista cuatro años antes, se quedaría en la fase de grupos. Ghana rozó las semifinales -lo evitó la mano de Suárez- y Uruguay regresó a las últimas instancias tras décadas alejada de la élite. 

En Brasil- 2014, la Portugal de Cristiano Ronaldo no superó un grupo en el que progresó Estados Unidos. La campeona España se quedó fuera en la segunda jornada, y Costa Rica encabezó otro sector en el que las eliminadas fueron Italia e Inglaterra.

Siempre ha habido sorpresas, pero podremos hablar de nuevo orden cuando opten a ganar el título las que nunca se han acercado a ello. Y no tiene pinta de que vaya a suceder en Rusia.
 

0 Comentarios
cargando