Ir a contenido

Elecciones en el país sudamericano

La paz no vende en Colombia

LEONARD BEARD

La paz no vende en Colombia

Cristina Manzano

El fin del larguísimo y trágico conflicto no ha frenado el miedo y el pesimismo en una sociedad muy polarizada

Dice el chascarrillo que Brasil es el país del futuro… y que lo seguirá siendo, porque nunca acaba de llegar a él. Eso mismo piensan los colombianos de su país cuando se acercan a su próxima elección presidencial. Llama poderosamente la atención el pesimismo y el miedo con el que buena parte de la sociedad colombiana contempla su realidad, mientras el resto del mundo los mira con expectación y con admiración.

Colombia es hoy un país sumamente polarizado –como tantos otros, por cierto-, en donde el fin de un conflicto de más de medio siglo y un cuarto de millón de muertos no ha generado el entusiasmo unánime que sí ha despertado fuera, y donde la paz se ha utilizado como arma arrojadiza.

De hecho, según las encuestas, lo que de verdad importa a los colombianos no es el acuerdo de paz o el conflicto (solo lo citan un 8%), sino la inseguridad cotidiana, la del atraco y el robo, y la economía , el desempleo y la corrupción. O sea, la vida misma. Después de unos años de retroceso económico, parece que el crecimiento vuelve a remontar, pero no todavía con la fuerza suficiente. Pagar la paz, en términos económicos, ni es fácil ni sale barato.

Más de una veintena de candidaturas

La fragmentación del panorama político se tradujo en las más de una veintena de candidaturas que iniciaron la carrera electoral, la gran mayoría de las cuales se han ido quedando por el camino. Los sondeos señalan hoy como favorito al representante de la derecha, Iván Duque, “apadrinado” por el expresidente Álvaro Uribe, joven -41 años-, con escasa experiencia política, defensor de revisar el acuerdo de paz y de apostar por un sistema liberal en lo económico. Le sigue Gustavo Petro, 58 años, con una larga trayectoria política –exguerrillero del M19, exsenador, exalcalde de Bogotá-, con una propuesta totalmente contraria: seguir implementando la letra de los acuerdos y poner el foco en la lucha contra la desigualdad. Y por detrás de ambos, Sergio Fajardo, Germán Vargas Lleras y Humberto de la Calle.

En un sistema de dos vueltas, sin embargo, ninguno parece tener respaldo suficiente como para ganar en la primera que se celebra este domingo. A partir de ahí entrarán en juego los apoyos, o no, del resto de los partidos. La emoción está servida.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El miedo se ha erigido como invitado de piedra de la campaña: miedo a perder lo ya ganado con la paz, por un lado; miedo a caer en un sistema “radical” de izquierdas por parte de otros; miedo a volver a caer irremediablemente en las garras del narcotráfico… Es cierto que los desafíos son muchos, desde continuar haciendo la paz –tan difícil o más que terminar la guerra-, hasta diversificar su economía, seguir combatiendo el crimen organizado, empujar el sistema educativo, manejar su relación con EEUU, su aliado tradicional ahora mutando o gestionar la crisis migratoria que viene de Venezuela.

Pero Colombia tiene muchos motivos para estar orgullosa de lo logrado. Tiene además la oportunidad de convertirse en un auténtico referente regional, con el apoyo de una comunidad internacional que la percibe como foco de estabilidad en un entorno convulso, con las incertidumbres políticas de Brasil y México, y las dudas económicas de Argentina. Colombia tiene un gran futuro por delante. Solo tiene que creérselo.

0 Comentarios
cargando