Ir a contenido

África unida por el comercio

Anwar Zibaoui

El continente necesita integración e inversión en sectores como infraestructuras, tecnología y educación y apostar por la industrialización

EEUU se retira de la Asociación Transpacífico (TPP) e impone aranceles altos a la importación de acero y aluminio. Europa vive su momento Brexit. Se vuelve a hablar de fronteras y de patriotismo económico. Una guerra comercial amenaza al mundo.

Sin embargo, los países africanos han elegido la unidad por el camino del comercio. El pasado 21 de marzo, en Kigali, capital de Ruanda, 44 países africanos firmaron el Tratado de la Área de Libre Comercio Continental (CFTA), dando un paso de gigante hacia la integración económica.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Esta futura área catalizará inversiones, estimulará el crecimiento económico, desarrollará interconexiones continentales y traerá un nuevo dinamismo a la integración regional. El objetivo principal es reducir las barreras aduaneras y promover el comercio inter-africano. Este primer paso ayuda a los africanos a comprender que, desde el punto de vista económico, su salvación radica principalmente en la intensificación de sus relaciones comerciales.

Muchos son los retos y más las expectativas. El entusiasmo con que se han llevado a cabo las rondas de negociaciones han permitido contemplar la liberalización del comercio de mercancías a una tasa ambiciosa del 90%. Las negociaciones futuras deben centrarse en cuestiones tan importantes como las condiciones para una competencia sana, el respeto de la propiedad intelectual y la promoción de la inversión.

El continente necesita una integración real para reequilibrar su relación económica con sus socios históricos (Europa, EEUU) y los nuevos (Asia, BRIC), y buscar alternativa solida a la financiación que se basa principalmente en la ayuda pública y la cooperación internacional.

Zona de libre comercio

La futura zona de libre comercio da lugar a la creación de un mercado común de más de 1.000 millones de consumidores, con un PIB combinado de más de 3.000 billones de dólares Impulsa un aumento en el comercio entre los países africanos en el 52% para el 2022. Allana el camino para establecer una Unión Aduanera en cuatro años y una Comunidad Económica Africana en el 2028. La zona podría generar importantes ganancias y cumplir muchos objetivos de desarrollo, además de mejorar el atractivo del continente como socio comercial global.

La distancia promedio entre las ciudades africanas con una población de más de 4 millones de habitantes es de 4.100 kilómetros, en comparación con 1.300 kilómetros en Europa. Esto es una barrera al desarrollo del comercio, y debido a la falta de infraestructuras.

Pero los intercambios económicos dentro del continente se han multiplicado, impulsados por la aparición de grupos panafricanos. Estos pioneros del sector privado saben que con la integración hacen negocios es una forma de mejorar su éxito.

Petróleo, oro, cobre y cobalto

Al unirse, África se convierte en el mayor exportador mundial de petróleo, oro, cobre y cobalto entre otros productos. Continuando con su actual fragmentación, el continente se está convirtiendo en el mayor exportador de inmigrantes y el escenario ideal para el crecimiento del terrorismo.

África necesita crear 20 millones de empleos al año y multiplicar el número de centros educativas y de formación para satisfacer el crecimiento de la población, que llegara a 2.000 millones de personas en 2050. África necesita integración e inversión en sectores como infraestructuras, tecnología y educación y apostar por la industrialización.

El desafío ahora radica en la implementación de este mercado común africano. Es sabido que la apertura económica y el establecimiento de zonas de libre comercio con socios del Norte y del Sur a menudo generan preocupaciones legítimas e inducen a ciertos desafíos que es importante resolver.

Bienestar social

El comercio es un mecanismo que ayuda aumentar el bienestar, y escapar de la pobreza. Los países africanos deben trabajar juntos para construir un proyecto de integración que, además de ser más equilibrado y equitativo, se traduzca en su capacidad de competir en la economía mundial.

Este paso clave hacia la integración tendrá que lidiar con las diferencias en la "filosofía económica" en los bloques económicos y entre las principales potencias regionales. Por ahora, la entrada en vigor de la CFTA debería ser en Enero del 2019. Aunque los Estados se dan 10 años para una generalización de las medidas del tratado. Para entonces, se espera que el acuerdo de Kigali, sobreviva al único obstáculo que sigue bloqueando la integración: la voluntad. Si hay voluntad, África presentará una de las mayores oportunidades de crecimiento en el mundo en los próximos años.

0 Comentarios
cargando