Ir a contenido

Ideas

Ese cocodrilo podría estar mejor

Ese cocodrilo podría estar mejor

Desirée De Fez

"Ese cocodrilo podría estar mejor". Hace días, me sorprendí a mí misma diciendo eso en voz alta mientras veía 'Aniquilación' (2018). Gustándome como me gustan el fantástico y el terror, géneros con una serie B gloriosa, no he descartado nunca, jamás, una película por el simple hecho de ser técnicamente tosca o imperfecta. Pero en ese caso era distinto. El cocodrilo estaba mal porque era un descuadre en un filme que, al margen de su espíritu B, jugaba en otra liga tanto a nivel de presupuesto como de pretensiones.

Días después me ocurrió una cosa parecida con la interesante (más por razones sociológicas que cinematográficas) 'Black Panther' (2018), algo que, por otro lado, me pasa desde hace tiempo con las películas de Marvel. Incluso cuando me gustan, siempre hay un momento en que pienso: ¿Cómo puede haber una escena tan cutre en una película así?

Muchas de las películas que se estrenan hoy parecen hechas con prisas. Y lo parece porque lo están

Me llevó todo esto a encadenar una evidencia, una reflexión y una preocupación. Al hablar con cineastas y colegas, comprobé que no era solo percepción mía. Es obvio que muchas de las películas que se estrenan hoy parecen hechas con prisa. Y lo parecen porque lo están. Algunas escenas se intuyen directamente inacabadas. La imperfección formal de la de Alex Garland no se debe a eso, sino al conflicto entre las ambiciones artísticas de su autor y un presupuesto insuficiente (lo que no quiere decir bajo) para desplegarlas. La de 'Black Panther', más preocupante, sí tiene que ver con los locos calendarios de los estudios, con la velocidad de trabajo que exige una realidad comercial en la que, por cuestiones de competencia, se programan las fechas de estreno de los 'blockbusters' antes de que exista el guion.

He puesto dos ejemplos distintos, pero ambos sirven para ilustrar lo que realmente me preocupa: la sospecha de que todo esto empieza a parecernos normal. Nos estamos acostumbrado a lo destartalado o directamente inacabado. Nos hemos vuelto inmunes a películas hechas con prisas y/o fácilmente mejorables si se pusiera el freno de mano y se escuchara a los cineastas. Y eso, se mire como se mire, es tan malo para el cine de entretenimiento como para los que lo amamos.

Temas: Cine

0 Comentarios
cargando