Ir a contenido

LA CLAVE

Mariano Rajoy, en un pleno en el Congreso de los Diputados.

JUAN MANUEL PRATS

¡Basta ya de jugar con los pensionistas!

Olga Grau

Tras el estéril monográfico del Congreso del miércoles, regresen sus senorías al Pacto de Toledo y dejen de tomarle el pelo a los jubilados. Y no se olviden, el sábado vuelven a salir a la calle

El Pacto de Toledo nació en el 1995 con el apoyo de todos los partidos políticos para sacar las pensiones del fango debate partidista. Ese mismo año, la comisión formada por todos los grupos publicó 15 recomendaciones para hacer sostenibles las pensiones en el futuro, documento que sirvió de base para un acuerdo entre Gobierno y sindicatos en el 1997. En los últimos años, el sistema se ha modificado en el 2007 (PSOE,  se amplió a 15 los años de cotización necesarios para cobrar la jubilación), 2011 (PSOE, se alargó la edad de jubilación de los 65 a los 67 años) y 2013 (PP, se eliminó la vinculación al IPC y se introdujo el factor de sostenibilidad).

Tras la mayor crisis económica de la democracia, en la que se destruyeron 3,7 millones de empleos y se vació la hucha de las pensiones, el Pacto de Toledo volvió a reunirse en el 2016 para buscar consensos sobre cómo garantizar las pensiones del futuro. Prometía ser el primer gran acuerdo de legislatura, pero el pacto nunca llegó. A estas alturas no hay ni un solo consenso. Las negociaciones se bloquearon durante la primavera debido al proceso de primarias del PSOE que culminó con la elección de Pedro Sánchez. Después, la crisis catalana se enconó, el PNV retiró su apoyo al PP y el Gobierno no pudo aprobar los presupuestos del 2017.

La crispación política ha arrinconado al Pacto de Toledo. las manifestaciones multitudinarias de los jubilados han devuelto el debate a la arena política de la que sacó hace 20 años. El PP promete rebajas de impuestos a los pensionistas siempre que se aprueben los presupuestos. El PSOE pretende imponer un impuesto a la banca para financiar las prestaciones (¿por qué no las eléctricas, las constructoras, o las tecnológicas?). Ciudadanos ha vuelto a ejercer de de sostén del Gobierno y contribuyó el martes a parar el debate en el Congreso de la propuesta de Podemos para subir las pensiones. Tras el estéril monográfico del Congreso del miércoles, regresen sus señorías al Pacto de Toledo y dejen de tomarle el pelo a los jubilados. Y no se olviden, el sábado vuelven a salir a la calle.