Ir a contenido

DEBATE SOBRE PENSIONES

Rajoy anuncia una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad en el 2018

Los Presupuestos de este año incluirán rebajas en el IRPF para los más mayores

El presidente abre la puerta a subir las rentas más bajas con el IPC

Mercedes Jansa / Rosa María Sánchez

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el pleno del Congreso dedicado al debate sobre pensiones. 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el pleno del Congreso dedicado al debate sobre pensiones.  / JUAN MANUEL PRATS

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado este miércoles una mejora inmediata de las pensiones mínimas y de las de viudedad, para este año 2018, que será incorporada en el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2018 que el Consejo de Ministros prevé aprobar a partir del día 22 de marzo (en función de la agenda internacional del jefe del Ejecutivo).

"No hay motivo para el desasosiego", ha empezado afirmando el presidente en su intervención en el pleno monográfico sobre pensiones en el Congreso de los Diputados. Junto a la subida de las pensiones más bajas, el presidente también ha anunciado su intención de incorporar nuevas ayudas fiscales, en el impuesto sobre la renta, en el proyecto de presupuestos. Hacienda ya trabaja en un "impuesto negativo" en el IRPF para los contribuyentes de mayor edad que se anticipará a modo de cheque mensual (similar al cheque para las madres trabajadoras).  Además, la rebaja fiscal pactada con Ciudadanos para salarios hasta 17.500 euros también lo es para las pensiones. 

Estos son los dos anuncios del presidente destinados a intentar dar algún tipo de respuesta a las multitudinarias manifestaciones de los pensionistas de las últimas semanas en protesta por la ínfima revalorización del 0,25% de sus prestaciones en cada uno de los cinco últimos años y en demanda de una subida de las prestaciones acorde con la del índice de precios de consumo (IPC) que garantice su poder adquisitivo. Esta propuesta es asumida por la mayoría de los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados. El presidente Rajoy, sin embargo, ha desatendido esta última demanda y ha abogado por "respetar el procedimiento general de revalorización" (que lleva a una subida actual mínima del 0,25%) ya que, según ha dicho, este sistema "está siendo un elemento determinante para garantizar la viabilidad del sistema a los pensionistas de hoy y a las nuevas generaciones". 

El Jefe del Ejecutivo, no obstante, ha admitido la posibilidad de aplicar una subida equivalente al IPC a las pensiones mínimas.  Ha sido en la réplica a la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, quien directamente le pedido que las pensiones no contributivas suban el 10%, que las  mínimas se revaloricen con el IPC y que las contributivas mantengan la subida mínina del 0,25%. "Para los que cobran dos mil euros, 30 euros de subida no significan mucho, pero es importante para los que cobran menos", ha justificado la diputada canaria.

La respuesta de Rajoy no deja dudas. "Comparto y me parece razonable lo que ha dicho la señora Oramas a favor del IPC, al menos los más bajos", ha dicho. Sin embargo, por ahora se desconoce el alcance de esta medida en cuanto a cuantías y personas beneficiadas de una medida que solo se aplicaría este año. 

Debate presupuestario

El presidente del Gobierno ha invitado a los grupos de la oposición a participar en la negociación del proyecto de Presupuestos del 2018 para incorporar las mejoras anunciadas. "El debate de presupuestos nos ofrece la oportunidad de discutir a qué dedicar el espacio presupuestario que vamos ganando gracias a la mejor situación económica", ha dicho. Según el presidente "este esfuerzo adicional podemos hacerlo ahora que la situación económica mejora". 

Consciente de las dificultades para lograr la mayoría parlamentaria que le permita sacar adelante su proyecto de presupuestos, Rajoy ha aprovechado el anuncio de las mejoras de las pensiones para intentar captar los votos que necesita. "Yo les ofrezco trabajar desde este momento para alcanzar un acuerdo a lo largo de la tramitación de los Presupuestos de 2018. Porque es en el marco de ese debate donde debemos valorar qué decisiones queremos tomar sobre ingresos tributarios y sobre gastos sociales", ha dicho Rajoy. Pero ha puesto un límite: "Debemos hacerlo teniendo muy en cuenta que no podemos gastar lo que no tenemos y que estamos obligados a cumplir nuestros compromisos europeos en materia de déficit público".

Queda, en todo caso, la duda de si tanto la pretendida subida de las pensiones mínimas y de viudedad como las nuevas medidas fiscales serían impulsadas por el Gobierno aún el caso de no contar con los apoyos suficientes para la aprobación de unos nuevos presupuestos para este año. En todo caso, Rajoy ha evitado aportar ningún tipo de concreción sobre las posibles mejoras y su impacto presupuestario sobre las cuentas públicas.

"No dar marcha atrás"

El presidente del Gobierno ha dedicado la mayor parte de su intervención a defender la necesidad de un debate tranquilo dentro de la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo para garantizar la sostenibilidad futura del sistema de pensiones.  

Según ha dicho, el debate "debe atender a los que reciben pensiones, pero también a quienes las pagan". En este sentido ha abogado por "avanzar sobre lo ya construido y no dar marcha atrás en ninguna de las reformas se han puesto en marcha en la Democracia" y se ha referido, en concreto, a las acometidas en el 2011 (que alargó a 67 años la edad de jubilación) y el 2013 (que limitó la subida de las pensiones e introdujo el factor de sostenibilidad). Según el presidente, "si no se revierten las decisiones tomadas recuperaremos pronto el equilibrio del sistema" entre los ingresos y los gastos,  que es la condición previa para volver a revalorizar las pensiones de acuerdo con el IPC. 

Según el discurso del presidente, el "secreto" de la sostenibilidad de las pensiones está en el crecimiento económico y del empleo. "Es socialmente más justo lo que económicamente es más eficiente", ha resuelto Rajoy, en una afirmación de clara carga ideológica.

Rajoy ha desgranado las cinco prioridades en las que, a su juicio, deberían centrarse los trabajos del Pacto de Toledo: cerrar el déficit estructural del sistema de pensiones, subir las pensiones más bajas, mejorar las de viudedad, luchar contra el fraude y promover el envejecimiento activo por la vía de compatibilizar pensión y trabajo. 

Mensaje de tranquilidad

"Los pensionistas españoles, que son siempre un ejemplo de responsabilidad y también de solidaridad, no merecen actitudes frívolas ni demagógicas", ha dicho el presidente. "En definitiva, señorías, los españoles pueden estar tranquilos  porque no existe hoy ningún peligro por lo que se refiere al sistema de pensiones", ha remachado Rajoy. 

"Lo único que puede amenazar nuestras pensiones es volver a las políticas erróneas, las que generan desempleo. Y lo que puede amenazar la tranquilidad de los pensionistas es que caigamos en la tentación de incluir las pensiones en el terreno de la pelea partidaria" ha añadido el presidente en alusión al intenso debate político y social tras las multitudinarias manifestaciones de los pensionistas de las últimas semanas.

La carta sera "más personal y menos dura"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado entender el enfado de los pensionistas por la carta remitida por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, anunciando la subida del 0,25% de las prestaciones este año y ha asegurado que en próximas ocasiones será "un poco más personal y menos dura".

"Es una carta que a nadie le hubiera gustado recibir" ha dicho Rajoy, quien ha dicho entender "perfectamente" la "posición que sentirían las personas que lo recibieron".

Aprovechando su respuesta al diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, Rajoy ha recordado que la carta anual a los pensionistas es una obligación del Gobierno recogida por ley. "Es una obligación que nos marca la ley, pero procuraré que esa obligación acabe siendo un poco más personal y menos dura que esa que han recibido tantos españoles", ha aseverado, concluyendo su intervención.