Ir a contenido

AL CONTRATAQUE

Entre 3.000 y 4.000 pensionistas se han concentrado en las puertas del Congreso, bloqueando la entrada principal, a escasos tres metros de la puerta.

ATLAS VÍDEO

La rebelión de los pensionistas

Cristina Pardo

Es muy inquietante que los de la Moncloa no puedan hacer más por los jubilados, están enfadando a su votante tradicional

Miles de pensionistas empezaron a concentrarse hace semanas por toda España para protestar por la pérdida de poder adquisitivo. Y tienen razón. Su paga crece por defecto y por quinto año consecutivo un 0,25%, mientras los precios suben cuatro y cinco veces más. En muchos casos, se traduce en un aumento de la pensión de 90 céntimos, un euro o dos cada mes. Es ridículo.

El hecho de que nuestros mayores estén saliendo a la calle inquieta muchísimo al Gobierno. No son peligrosos antisistema acampando en plazas, ni populistas intentando desgastar al PP, ni señores agresivos rodeando el Congreso. Son jubilados pasando frío por pedir algo totalmente justo. La inquietud no impide, o quizá fomenta, una reacción del Ejecutivo lamentable, tardía, insuficiente y no sabemos si también falsa. 

Bonificaciones

Resulta que, en un primer momento, Rajoy le dedicó más tiempo al himno de Marta Sánchez que a las concentraciones de los pensionistas. Siempre es más divertido, supongo, escuchar a alguien que da las gracias a Dios por haber nacido en España, que a unos viejos a los que ya de manera habitual no les hace caso ni Dios. Después, el presidente dijo en un mitin que no tenía margen para mejorar las pensiones y que la oposición estaba siendo muy irresponsable.

A los pocos días, y viendo que los jubilados no se cansan de protestar, ha salido Montoro para proponer bonificaciones en el IRPF. ¿Pero no habíamos quedado en que no había margen? Además, el ministro de Hacienda añade que esta medida iría incluida en unos Presupuestos Generales del Estado que, en este momento, no puede aprobar. Y por último, no nos cuenta la letra pequeña. ¿A cuantos jubilados beneficiaría? ¿A partir de qué edad? ¿A partir de qué ingresos se podrían acoger a esa bonificación? Esto ya lo hemos vivido. Al final, si es que se aprueba la medida, hay tantos requisitos para estar entre los beneficiarios, que resulta ser mera propaganda.

Jaque al votante tradicional

Sin embargo, Montoro está intentando así apaciguar a los manifestantes, que crean que el Gobierno es sensible, que está por la labor de atender sus demandas. Y si puede ser, que empiecen a quedarse en casa. Igual que hizo el Ministerio del Interior con Policía y Guardia Civil en las negociaciones para la equiparación salarial. Los ciudadanos no estamos en La Moncloa. No sabemos cuánto dinero hay. La oposición tampoco. De ahí, probablemente, sus alegres y oportunistas propuestas.

Es muy inquietante que los de la Moncloa no puedan hacer más por los jubilados. Si es una cuestión de prioridades, están enfadando a su votante tradicional. Si es porque no hay un euro, que dejen de decirnos lo de la puñetera luz al final del túnel y preparémonos para lo peor. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.