Ir a contenido

Las criptomonedas son también una nueva fórmula para financiar la expansión empresarial

Los pelotazos del bitcóin han puesto de moda a las criptomonedas y, de rebote, al 'blockchain', la tecnología presumiblemente más disruptiva del momento. Las aplicaciones de este nuevo entramado financiero son múltiples, algunas pura ciencia ficción, pero otras de muy tangibles. Ahora llegan al mundo de los profanos las denominadas ICO (Initial Coin Offering). Kodak Telefonica ya han anunciado el uso de criptomonedas para algunas de sus próximas operaciones de crecimiento. Se trata de una fórmula relativamente sencilla: una empresa emite su propia criptomoneda por la que obtiene capital en una divisa tradicional con la que financia su proyecto o plan de expansión. ¿Cuál es la rentabilidad para el inversor? Si el proyecto cumple sus expectativas, el valor de la criptomoneda subirá pues al crecer el servicio o producto al que liga su suerte, crecerá también la demanda y podrá venderla a un precio superior al que compró en la emisión inicial. 

Un emprendedor catalán, Quirze Salomó acaba de anunciar que su proyecto Nostrum -una cadena de restaurantes de comida rápida saludable- tiene previsto abrir hasta 800 franquicias en todo el mundo gracias a la emisión por valor de 100 milllones de euros de la 'meal coin', la moneda que deberán adquirir sus clientes para gozar de todos los beneficios que ofrecen en su programa de fidelización. Si las cosas van como Salomó está explicando estos días a los inversores de medio mundo, la demanda de 'meal coins' crecerá al ritmo de su internacionalización. 

Este fenómeno nace en la encrucijada de la globalización con la digitalización. Y tiene todo el sentido, porque en este nuevo paradigma, la solvencia de una empresa no la condiciona la moneda ni el país en el que actúa, sino su capacidad de generar un crecimiento sostenible. Habrá empresas en la zona euro de lo más insolventes y proyectos en otras zonas monetarias de lo más consistentes. El 'blockchain' lo hace posible. Es un síntoma más de cómo la confianza es hoy el elemento fundamental de la dinámica empresarial, tanto hacia los consumidores como hacia los inversores. Ahí la clave de los nuevos negocios. 

0 Comentarios
cargando