Ir a contenido

OPINIÓN

La mirada de Robinson

Albert Guasch

A uno siempre le ha gustado escuchar a Bob Costas. Presentación rápida: es la voz por antonomasia del deporte norteamericano. Nada menos. Habla elegante, narración suntuosa, trato inteligente hacia la audiencia... Es imposible para el espectador estadounidense no identificarle con los grandes episodios de la NBA o el fútbol americano, o con los Juegos Olímpicos, que ha relatado ya con su puntería verbal en 12 ediciones. 

Al recibir uno de sus múltiples reconocimientos, expuso cómo debía ser, a su juicio, una transmisión deportiva idónea. Decía algo parecido a esto: "Debería contener su dosis de información, algo de historia y contexto, un poco de humor, un poco de ingenio y sobre todo eso que podríamos llamar periodismo".

Michael Robinson lleva años regalando transmisiones idóneas. Ayer recibió el Premio Manuel Vázquez Montalbán porque, entre otras razones, se ha cimentado un estilo propio que abarca todo lo anterior descrito por el mítico Costas. Al recoger el galardón ofreció un discurso sin papeles abrumador, espectacular es poco, que desbordó los contornos de la mirada deportiva. Demostró el británico que no sabe solo de fútbol, sino también de vida. Que tiene un ojo perspicaz para lo que sucede en el terreno de juego, pero también una afilada conciencia político-social. 

Alejado de la chabacanería

A veces parece que domina únicamente el ingenio corto y conciso, cuando en realidad –se constató en el Auditori 1899 del FC Barcelona– puede ser un prolijo y estupendo orador, un contador de historias de primer nivel, capaz de hilvanar situaciones en apariencia desconectadas y darles un sentido único con una enorme destreza y una justa carga de profundidad.

Vázquez Montalbán le confesó una vez que disfrutaba de su "mirada de costado del fútbol". El periodista Santiago Segurola valoró que había despuntado alejándose de "la chabacanería" que en ocasiones impregna las retransmisiones futbolísticas. Los rigurosos comentarios de Robinson serán baja en el clásico del Bernabéu. Se esperan en la vuelta, en el Camp Nou. Necesarios por muchos años. 
 

Temas: Prensa

0 Comentarios
cargando