Ir a contenido

IDEAS

Una imagen de Star Wars: Los últimos jedi.

A favor de las listas de lo mejor del año

Desirée De Fez

Cada año, a estas alturas, los que escribimos de cine recibimos la habituales solicitudes de listas con lo mejor del año. Es un formato que despierta ciertas antipatías porque se nos ha ido de las manos (y sospecho que este 2017 el asunto llegará a niveles de delirio con la ampliación de los tuits a 280 caracteres), pero yo no puedo evitar recibir con entusiasmo esa petición; disfruto haciendo esa lista de películas, es uno de mis momentos profesionales / emocionales favoritos del año. Sin embargo, cada vez me cuesta más, por una razón sencilla: la gracia de esas listas está en incluir las películas del año que realmente nos hayan impresionado (las listas sin componente sentimental son un bajón) y, tal y como se disparan y gestionan hoy la información y la opinión, es complicado que las películas nos sorprendan y hagan mella en nosotros.

Lo sabemos todo de las películas cuando empiezan y, por agotamiento, no queremos saber más de ellas cuando acaban

Llegamos aprendidos a casi todos los estrenos. Por mucho que luches contra ello, es imposible que no te pillen (y arrasen) el 'teaser', la 'featurette', el tráiler o los 33 pósters de un filme. Y, por mucho que te esfuerces en evitarlo, si tienes un mínimo interés en la actualidad (y conexión a Internet), estás condenado a ser arrollado por un millón de opiniones que condicionarán tu recepción. Quiero ver 'Star Wars: Los últimos Jedi' (2017), pero añoro ponerme nerviosa esperando un estreno. Como también echo de menos dejarme sorprender por un filme. Lo sabemos todo de las películas cuando empiezan y, por agotamiento, no queremos saber nada más de ellas cuando acaban. Ni siquiera los reductos dedicados a descubrir nuevas obras, en especial los festivales de cine, son ya ajenos al rodillo promocional, informativo y de opinión. No hay salida.

Ante este panorama, hacer las listas tiene más sentido que nunca porque, al final, entrarán en ellas las películas que se impongan al ruido, a lo extracinematográfico, a la locura promocional e informativa. Entrarán las películas que consigan sorprendernos, maravillarnos y marcarnos aunque lleguemos a ellas con los deberes hechos. Entrarán las películas que realmente nos importan y que nos acompañarán durante mucho tiempo.

0 Comentarios
cargando