Ir a contenido

LUTO EN LA POLÍTICA

Carme Chacón, en la sede del PSOE en Madrid, en una imagen de febrero del 2016.

AGUSTIN CATALAN

El compromiso de Carme

José Montilla

Su determinación no impedía una amabilidad y una calidez humana tristemente inusuales en la política

La llamada de un amigo común me sobresalta y me da la noticia más inesperada. Sorpresa, dolor, pena y rabia son sentimientos que en ese momento me atrapan y me desbordan. Son muchas las vivencias, las alegrías y las tristezas compartidas.

Carme ha sido una persona que desde muy joven se comprometió por sus ideales del socialismo democrático y por su país, Catalunya. Sus valores fueron los de su familia: su abuelo materno, Francisco, anarquista aragonés; su padre, Baltasar, de Olula del Río (Almería); su madre Esther, mujer comprometida desde muy joven en la lucha por las libertades democráticas. Carme vivió unos valores y unas raíces que le dieron una identidad. Y nunca renunció a ello. Al contrario. Entró a militar a los 16 años.

Tenía una sonrisa que desbordaba. Su determinación y sus convicciones no impedían una amabilidad y una calidez humana que son inusuales -tristemente- en la política. Era firme y atenta. Tenaz y sensible. Su manera de ser, su proximidad y su compromiso despertaban afecto y admiración. Carme 'es feia estimar'. Y mucho. 

Desafió con coraje y seguridad clichés, convencionalismos y prejuicios. Inspiró a todos. Animó a muchas

Políticamente, tenía unas características que la hacían muy especial. Era valiente. Era leal. Era inteligente. Era sensible. Era capazSu muerte nos deja impactados más allá de lo inesperado, porque Carme parecía, permanentemente, llena de vida e ilusión. Su luz personal era mucho más que un brillo o un destello: ella iluminaba siempre, con sus ideas y su pasión, donde estuviera.

UNA HUELLA PROFUNDA

Carme ha dejado una huella profunda en la vida política española y en la comunidad socialista. Pero, además, ha guiado a muchas mujeres -en todo el mundo- en su lucha por la igualdad y en el desarrollo de su liderazgo. Desafió convencionalismos, clichés y prejuicios. Lo hizo con coraje y seguridad. Inspiró a todos. Animó a muchas.

Escribo estas líneas apresuradas y totalmente insuficientes para expresar mis sentimientos y mis ideas. Cada palabra me duele, cada frase me entristece. Estoy roto y emocionado. Pero quiero escribir, con orgullo, que Carme ha sido una compañera ejemplar y una líder excepcional. Que he tenido la suerte de conocerla, de ayudarla, de acompañarla y de trabajar juntos por una mejor sociedad y unas mejores relaciones entre Catalunya y España.

LEALTADES Y PROYECTOS

Carme quería lo que quieren la mayoría de los catalanes: más Catalunya y más España, sin rupturas ni frustraciones. Luchó por hacer compatibles sentimientos y compromisos. Lealtades y proyectos. Fue un ejemplo, y lo seguirá siendo cada día más.

La última vez que la vi fue en el homenaje a nuestro querido y añorado Toño Alonso. Los exministros de Zapatero nos habíamos emplazado para una cena en las semanas posteriores. Ya no será posible con ella. Desolación y tristeza. 

'La vall del riu vermell' es la popular adaptación al catalán de la canción espiritual 'Red River Valley'. Su primera estrofa es muy conocida en Catalunya. Y quiero compartirla. El dolor es profundo y nada nos consuela salvo la convicción de que no te olvidaremos, porque tu recuerdo será imborrable. Descansa en paz. Un abrazo permanente para toda su familia. En especial para Miquel, su hijo.

"Trobarem a faltar el teu somriure,
dius que ens deixes te'n vas lluny d'aquí
però el record de la vall on vas viure
no l'esborra la pols del camí".