Ir a contenido

LAS CUENTAS DE LA GENERALITAT

Junqueras y los presupuestos

Andreu Pujol Mas

Como pasa en las trifulcas de discoteca, el primero que recibe es el que se pone en medio a intentar pacificar. Así le ocurre a Junqueras en el pulso entre los negociadores del PDECat y la CUP sobre los presupuestos

De un tiempo a esta parte, desde algunos sectores del PDECat y su entorno comunicativo se intenta difundir bajo mano la idea de que Oriol Junqueras está procurando impedir la aprobación de los presupuestos. Dice esta teoría de la conspiración que, como las encuestas lo sitúan vencedor en unas elecciones autonómicas, el vicepresidente tendría interés en dinamitar todo y precipitar la foto. Cualquiera que conozca mínimamente a Junqueras y a quienes le rodean, sabe que entre esta afirmación y la realidad no hay ningún tipo de correspondencia. Al contrario: en la Conselleria d’Economía i Hisenda se respira malestar y decepción por el hecho de encontrarse en medio de la intransigencia de unos y otros.

Pero si solo nos centramos en el uso de la lógica más simple, entenderemos enseguida que el punto donde se encuentren los negociadores del PDECat y la CUP es muy probable que sea del gusto de ERC en términos ideológicos. Si prestamos atención a las propuestas de los 'cupaires', encontramos una subida del IRPF en determinados tramos. Junqueras defendió, en mayo del 2016, que las rentas más altas deberían tener un gravamen superior. Pocos días después, tanto el 'president' Carles Puigdemont como la portavoz y 'consellera' de Presidència Neus Munté salieron públicamente a decir todo lo contrario.

LOS IMPUESTOS SOBRE EL JUEGO

Otra de las peticiones de la CUP es la supresión de la rebaja de los impuestos sobre el juego que aprobaron CiU y PSC en el año 2013 para contentar a los impulsores del proyecto de BCN World. En ese momento, ERC votó en contra de esta medida y Junqueras expresó que, si fuera por él, incluso prohibiría el juego. «Rebajar los tipos sobre el juego es una mala decisión. Es incentivar algo que a mí me parece que sería mejor que no existiera», dijo.

Ante la evidencia de los hechos objetivos, hay quien se puede sentir tentado a incentivar la paranoia para tapar su propio inmovilismo. Tal como ocurre en las trifulcas de discoteca, el primero que recibe es el que se pone en medio a intentar pacificar, pero esto no puede ocultar el hecho de que hay dos que están peleando.

0 Comentarios
cargando