tú y yo somos tres

Memoria de un corazón sentimental

2
Se lee en minutos

Pablo Derqui (Dr. Puga) se somete a un trasplante (A-3 TV).

El corazón trasplantado se resiste a olvidar. Este es el eje, y la base, de la nueva teleserie que ha estrenado A-3 TV, 'Pulsaciones'que lleva la firma de Emilio Aragón, director, autor, guionista y responsable máximo. A un notable neurocirujano (Pablo Derqui, doctor Puga) le estalla el corazón. A un periodista que investiga unos asesinatos (Juan Diego Botto) le matan una noche simulando un accidente. Y es en ese instante cuando las historias paralelas confluyen. El corazón del periodista acaba trasplantado en el neurocirujano. Y ese corazón se resiste a olvidar. En su nueva ubicación palpita recordando. Le manda mensajes al cerebro del trasplantado. Le explica, con 'flashes', por qué ha acabado en su cuerpo; y cómo fue su dramática salida del cuerpo original. O sea, y como sostienen algunos especialistas: «El corazón es un órgano con memoria. Un trasplantado de corazón puede recordar situaciones que su donante vivió». La historia engancha. El relato crece a medida que se va escenificando. La interpretación fluye sin altibajos. Estamos ante un trabajo que no desentona en la trayectoria de ficción, de series, que tantos éxitos le ha proporcionado a esta cadena. La historia de la vida de este corazón, trasplantado en cuerpo ajeno, es trascendente e inquietante. Hacer ahora una pirueta y recordar aquel gag surrealista y bárbaro que hizo Mariló Montero en 'Las mañanas de La 1', y totalmente en serio, diciendo que hay que ir con cuidado con los trasplantes porque, según de qué órgano se trate, también se trasplanta el alma, sería hacer un chiste fácil que no merecen estas 'Pulsaciones' tan cuidadas.

TÚ Sí QUE NO .- Los esfuerzos del icono de las transparencias de Atresmedia, Cristina Pedroche, no han servido de nada. Presentó sin éxito la pifia de la noche de este imperio, el concurso 'Tu sí que sí'. O sea, le han cambiado el nombre a 'Tú si que vales' y lo han metido en La Sexta, con calzador. En esta cadena este ejercicio no pinta nada. La sucesión de números mezclando 'friquis', monologuistas aficionados, artistas de circo y combos musicales es un cóctel que ya exprimió Mediaset tiempo atrás. Sobrevivió unos años gracias a un jurado cafre que iba propinando zurriagazos a los participantes. Aquí no se han atrevido a este tipo de jurado. Han preferido otro, más ligth, cuya única excitación consistió en buscar nuestro interés informándonos que Silvia Abril no llevaba bragas. Poco futuro le veo a este programa.

Temas

Series