EDITORIAL

Fillon para frenar a Le Pen

Está por ver si lo que parece una recuperación de la división izquierda-derecha reanima el espacio socialista

Se lee en minutos
 François Fillon, candidato de la derecha a las presidenciales del 2017, es contrario a título individual a la interrupción voluntaria del embarazo.

 François Fillon, candidato de la derecha a las presidenciales del 2017, es contrario a título individual a la interrupción voluntaria del embarazo. / CHRISTOPHE ARCHAMBAULT / POOL

La rotunda victoria de François Fillon sobre Alain Juppé convierte al exprimer ministro de Nicolas Sarkozy en el candidato de la derecha encargado de cortar el paso al Elíseo a Marine Le Pen. Esta era la principal baza que se jugaba en la exitosa primaria de la derecha, que ha sorprendido por su alto nivel de participación. 

¿Es mejor Fillon que Juppé para batir a la presidenta del Frente Nacional en mayo? Hasta antes de la primera vuelta, los sondeos se inclinaban por Juppé, que sacaba 40 puntos a Le Pen en un hipotético enfrentamiento en mayo, mientras que Fillon la distanciaba solo la mitad, 20 puntos. Pero las encuestas fallaron hace una semana y podrían errar en ese pronóstico.

Con Fillon, la derecha tendrá un candidato discreto y sin carisma -se le llamaba 'Nobody', un don Nadie-, pero serio y trabajador, con un programa económico liberal y socialmente muy conservador. Aunque en Francia el liberalismo es relativo, dada la importante presencia del Estado en la economía, Fillon quiere suprimir 500.000 funcionarios, reducir el gasto público en 110.000 millones de euros, aumentar de 35 a 39 horas la semana laboral, facilitar el despido y acotar el subsidio de desempleo, mientras en cuestiones sociales sigue las ideas del catolicismo conservador. Mantendrá la ley del matrimonio homosexual, pero pretende eliminar la adopción en las parejas del mismo sexo, y prohibir el 'burkini' en una política que prima la asimilación de la inmigración sobre la diversidad.

Habrá que ver si lo que parece una recuperación de la tradicional división izquierda-derecha contribuye a reanimar al decaído espacio socialista. François Hollande interpreta la 'sorpresa Fillon' como una oportunidad para sí mismo por el fracaso de la demoscopia.

Te puede interesar

Dentro de unos días, debe anunciar si se presenta a la reelección y concurre a la primaria de la izquierda en enero, como Manuel Valls. Y hay otro elemento, la presencia del exministro de Economía socialista Emmanuel Macron, que puede embarrar el campo.

El social-liberal Macron igual puede acabar de debilitar a la izquierda que desaparecer engullido por el resurgir de la dinámica izquierda-derecha frente al populismo emergente. Lo más probable sigue siendo un duelo Fillon-Le Pen en el que la victoria del primero significaría un cortafuegos contra el populismo a costa de una presidencia muy escorada hacia la derecha más tradicional.