Ir a contenido
El ministro de Hacienda en funciones, Cristobal Montoro.

MIGUEL LORENZO

Refundando el capitalismo

Enric Hernàndez

Las pomposas promesas de combatir los paraísos fiscales no casan con los tratos bajo cuerda que hacen con ellos todos los países, España incluida

Parece que fue ayer cuando, tras hundirse el castillo de naipes del capitalismo de casino, los líderes mundiales se reunieron en Washington para poner pie en pared ante los especuladores globales. Tras las vacaciones de lujo en el yate de su amigo multimillonario, Nicolas Sarkozy llevó a la cumbre del G-20 su pomposa propuesta de "refundar el capitalismo" y liquidar los paraísos fiscales. Aplausos en la sala, risas en el auditorio. Larga fue la pléyade de medidas de la declaración final, muy escasas las adoptadas. El plan redentor del líder francés se quedó en lo que era, un bonito eslógan. 

Parece que fue ayer cuando, como pejae para que la española Sacyr se adjudicara las obras del canal, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, invitado en el G-20, firmó con Panamá un convenio merced al cual España excluía al país centroamericano del listado de paraísos fiscales. Se antoja improbable que el Ejecutivo socialista ignorase que, junto a las tasas del canal, la principal industria panameña es la fabricación de sociedades 'offshore' para ocultar el origen y titularidad de patrimonios ilícitos y desviarlos a otros escondrijos.

Parece que fue ayer cuando España firmó un convenio de intercambio de información con Andorra para excluirla de esa misma lista negra, acuerdo después ampliado por Mariano Rajoy en una histórica visita al país pirenaico. Desde entonces, los datos comprometedores sobre el patrimonio oculto del clan Pujol fluyen hacia la justicia española.

BPA y su filial andorrana

Parece que fue ayer, y de hecho hace apenas un año, cuando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos denunció que la Banca Privada d'Andorra (BPA) blanqueaba al por mayor dinero negro de las mafias y el narcotráfico internacionales. La BPA, con filial en Panamá, fue intervenida y liquidada para evitar mayores.

Tras difundirse los 'papeles de Panamá', que comprometen a líderes y celebridades de todo el mundo, los gobiernos, empezando por el español, nos prometen que ahora sí actuarán, que esto de los paraísos fiscales ya no tiene un pase, pero bajo cuerda siguen sirviéndose de los mismos. Y ahí seguimos, refundando el capitalismo.