Ir a contenido

IDEAS

Causas encontradas

Jaume Subirana

A pesar del escepticismo de mucha gente, a lo largo de los meses se suceden los 'días de', y año tras año el ciclo se repite y va consolidando una lista de causas habitualmente obviadas, en general amables, con claras dificultades para ocupar el primer plano de la actualidad: aquello que antes llamábamos causas perdidas. Este 21 de marzo ha sido el Día Mundial de la Poesía (también de la Eliminación de la Discriminación Racial), propuesto por la Unesco en 1999, al cual hoy en día se suman centenares de organizaciones con miles de iniciativas en todo el mundo, de los recitales más o menos caducos de poetas locales a ideas más innovadoras como la convocatoria digital #jollegeixo del portal Lletra o, este año, el 'Pay with a poem' de la ciudad de Dublín, donde una larga lista de cafés y bares ofrecían café gratis a quienes les llevasen un poeta manuscrito. Como yo no estaba en Dublín, lo celebré en la periferia de la periferia: leyendo poesía traducida.

Fue el historiador, teórico y traductor Lawrence Venuti quien escribió que la traducción es siempre ideológica (porque sus resultados arrastran valores e imágenes de la lengua a la cual se traduce) y es, al mismo tiempo, utópica, porque tiene la esperanza de crear una comunidad en torno al texto traducido. Yo imagino, desde la distancia, cómo deberá de ser la comunidad que cree por ejemplo 'Rufaga d’un', el libro con el que Mark Strand se hizo con el premio Pulitzer el año en que se ponía en marcha el Día Mundial de la Poesía, traducido por Joan Todó para Godall Edicions. Y quien dice Todó y Strand podría decir Josep M. Jaumà y W.B. YeatsMiquel Àngel Llauger y Edward LearMarta Pera Charles SimicMarcel Riera y Edward Thomas... Gente que cada día hacen (hacemos) eso que los demás recuerdan el 21 de marzo. Ellos y toda la gente que los acompaña y los congrega: los editores y libreros y bibliotecarios y programadores y críticos y los clientes de los cafés de Dublín y todos los lectores que estos días tuiteaban versos. Porque cada comunidad es, también, siempre, el origen posible de una genealogía. Y de lo que se trata es de reconstruir genealogías. 

Temas: Libros

0 Comentarios
cargando