INTANGIBLES

Qué pasa en la bolsa, qué hacer

2
Se lee en minutos

Desde comienzos de año la bolsa ocupa portadas debido a su alta volatilidad: grandes bajadas seguidas de fuertes subidas. Los analistas llenan los medios de comunicación con opiniones (casi todas negativas) intentando explicar por qué la bolsa baja violentamente: que si la bajada del petróleo, que si el enfriamiento de la economía china, que si una próxima crisis mundial que se acerca y opiniones similares casi todas sin fundamento en datos. El resultado es que el personal (el ciudadano común) se inquieta y pregunta si vamos a volver a la crisis otra vez... ¿Qué está pasando? Pues aquí va mi intento de explicación:

Primero. Esto de la volatilidad ocurre en bolsa de vez en cuando. Cada dos, tres, cuatro años tenemos un episodio de volatilidad; los últimos han  sido en 2012, 2011, 2010, 2008. Por cierto que el episodio actual es relativamente suave comparado con otros anteriores. De modo que no hay que agobiarse mucho.

Segundo. Una bolsa volátil no es presagio de crisis económica. Si hubiera malas noticias la bolsa no pararía de bajar, pero no es esto lo que ocurre. Lo que ocurre es que hoy baja y mañana sube.Y ya de paso, no es cierto que la bolsa sea, hoy en día, un buen indicador de la situación económica. En absoluto. La bolsa tiene muchos más altibajos que los que tienen la economía y las empresas. De hecho no entiendo que se dé tanto protagonismo a la bolsa, pero esto sería otra historia que contar.

Noticias relacionadas

Tercero. La volatilidad se produce porque las entidades financieras (traders)  aumentan súbitamente el volumen de sus compras, sus ventas y sobre todo estas últimas. Si la bolsa baja un día, digamos un 4% y al día siguiente sube un 3%, el trader puede ganar mucho en solo dos días. Por el contrario, en un escenario de bolsa estable, donde cada día sube o baja un 0,3% las ganancias del trader serán reducidas. Todos los incentivos están puestos para que el trader que es el que realmente domina la negociación bursátil, provoque volatilidad. En un mercado estable, solo gana el inversor individual a largo plazo (usted y yo), pero el trader apenas gana nada.

Cuarto. La volatilidad, y las bajadas bursátiles aumentan cuando aumentan las ventas a corto: los especuladores, venden acciones que no tienen, con lo que producen un volumen anormal de ventas y una bajada anormal del precio. Luego intentan recomprar esas acciones a precio más bajo y obtener una ganancia substancial. En este mes y medio el volumen de ventas a crédito ha crecido mucho. Es llamativo que esta práctica tan perniciosa, para la empresa y para el pequeño ahorrador, siga siendo legal en casi todos los países. Por cierto: cuando se ha suspendido temporalmente, la bolsa casi siempre se ha recuperado y ha ganado estabilidad.