08 ago 2020

Ir a contenido

Maroni ¡lárgate! Catalunya contra el fascismo

Ernest Urtasun

Hoy hemos sabido a través de algunos medios de comunicación que Mas recibirá en el Palau de la Generalitat a Roberto Maroni, xenófobo, racista, dirigente de la Liga Norte y presidente de Lombardía. Maroni ha venido a Catalunya a presentar la Expo de Milán 2015, y como dijo él mismo por Twitter, a "hablar con Mas de las relaciones entre nuestras grandes regiones y del referendo de independencia de Catalunya".

Maroni es conocido por sus actuaciones xenófobas y racistas. La Liga Norte fue la mayor impulsora del delito de clandestinidad que aún está vigente. Ayer 'La Padania', diario oficial de la Liga Norte publicó todos los eventos públicos de la ministra italiana de Integración Kyenge, para que todos puedan contestarla, acusándola de ser la ministra de la 'negritudine'. Maroni defendió personalmente al senador Roberto Calderoli, después de que éste comparara a la Ministra con un orangután.

Historial xenófobo

El historial xenófobo de la Liga Norte es interminable, y ha buscado aliados por toda Europa como el Frente Nacional de Le Pen, o la misma Plataforma per Catalunya. El pasado miércoles el secretario de la Liga Norte, Matteo Alvini y Marine Le Pen, del Frente Nacional francés se reunieron en Estrasburgo para coordinar acciones conjuntas en Italia y Francia y se comprometieron a compartir grupo en el Eurocámara. El diario de la Liga, 'La Padania', publicó recientemente una entrevista con Enric Ravello, dirigente de PxC.

Esta visita es un grave error. La Generalitat debería haberla evitado o, en el peor de los casos, si la decisión de venir era unilateral por parte del presidente de Lombardía, darle el perfil político más bajo posible. El proceso catalán es un proceso que queremos democrático. Es a partir de la radicalidad democrática y de la voluntad de decidir democráticamente nuestro futuro que queremos reclamar el derecho de realizar una consulta. Y es muy importante que así se perciba en Europa. En este sentido hay que evitar por todos los medios facilitar el trabajo a aquellos que malintencionadamente quieren situar Catalunya en el bando de los movimientos xenófobos y populistas que hoy están en expansión en Europa. El proceso catalán quiere ser de base radicalmente democrática y no queremos verlo asociado a ello.

Además Catalunya tiene una larga trayectoria de lucha contra el fascismo: fue referente internacional de lucha contra esta lacra durante los años de la Guerra Civil y posteriormente durante la lucha contra el Franquismo. Hoy, cuando los movimientos xenófobos y fascistas vuelven a emerger con fuerza en el viejo continente, Catalunya tiene que volver a ser esa voz que con su fuerza le plante cara.

Lucha contra el fascismo

Si los argumentos políticos para que Mas no reciba a Maroni son lógicos, los institucionales y de protocolo también: si Mas acaba recibiendo a Maroni será una decisión voluntaria, ya que no tiene ninguna obligación. Maroni no es jefe de Estado ni de gobierno, ni tiene rango ministerial. El hecho de que ostente la presidencia rotatoria de la red "Cuatro Motores de Europa” (de la que Catalunya forma parte), tampoco es argumento suficiente en estas circunstancias. Mas debería por lo tanto dejar que la visita de Maroni fuera estrictamente privada, preservando así la imagen de la Presidencia de la Generalitat.

Mas ya cometió un error en 2011 con su campaña electoral, cuando brazos en alto pretendió aparecer como el único intérprete de "la voluntad de un pueblo". Esa campaña fue muy mal percibida en determinados círculos en Bruselas, que comparaban su estilo con el de Viktor Orban, el Primer Ministro de Hungría que atenta de lunes a domingo contra derechos fundamentales reconocidos por la legislación europea.

Si estos días Artur Mas recibe a Maroni se equivocaría de nuevo. Catalunya ha de ser referente europeo en la lucha contra el fascismo, no hacerse fotos con quien hoy representa lo peor de la historia europea.