31 may 2020

Ir a contenido

Los oscuros orígenes del soberanismo catalán

Carlos Jiménez Villarejo

"A los 10 años de mandato presidencial de Pujol, aparecen signos de un aprovechamiento patrimonial de fondos públicos con un evidente abuso de poder"

Con motivo del impulso social que parece haber recibido el movimiento soberanista, es necesario actualizar datos relevantes del pasado que deben conocerse para valorar mejor quienes eran y continúan siendo, desde el Gobierno de Catalunya, quienes impulsan un proceso tan confuso e incierto en sus medios y en sus resultados. Es evidente que una gran parte de la actual sociedad catalana desconoce la realidad y el alcance de lo que sucedió con Banca Catalana hace 30 años. Por ello, parece oportuno aclarar algunos datos sobre lo que en realidad fue un proceso penal contra los administradores y presuntos responsables de la crisis de aquella entidad.

Banca Catalana era una entidad de crédito en la que Jordi Pujol, como consejero y, especialmente como consejero ejecutivo, desempeñó un papel relevante y decisorio hasta su dimisión en 1977, formando parte siempre de su núcleo rector. Él y otros consejeros la administraron, en todo caso, de forma manifiestamente irregular provocando su quiebra.

Los fiscales que presentaron la querella criminal en mayo de 1984 contra dichos consejeros --querella que fue admitida a trámite-- y dirigieron la investigación estimaron, que dicha administración era constitutiva de varios delitos, como los de apropiación indebida, maquinaciones para alterar el precio de las cosas y falsedad de documentos oficiales y mercantiles.

Pero la mayoría de los magistrados de la Audiencia, en noviembre de 1986 --con el voto en contra de siete de ellos, conforme con lo solicitado por la Fiscalía--, decidieron que las conductas atribuidas a los consejeros no eran constitutivas de delito alguno. Con una importante precisión,el Tribunal admitió sin ninguna reserva la total veracidad de los hechos relatados por la Fiscalía que sustentaban la calificación penal.

Desde estos antecedentes, lo que no puede obviarse ni enmascararse es la realidad. En el escrito --de 400 folios-- en el que los fiscales solicitaron el procesamiento de los querellados se hace constar que el empobrecimiento, ruina y quiebra de la entidad había originado unas pérdidas por valor de 19.679 millones de pesetas, cifra que expresaba “el perjuicio cierto e incuestionable” de la entidad. Perjuicio causado por las actividades, detalladamente relatadas por los fiscales, como presuntamente delictivas. Entre otras, por ejemplo, la constitución de la 'caja b', la creación y utilización de las llamadas “sociedades instrumentales” o también denominadas “simuladas”, los créditos ficticios cuyo importe fue desviado hacía la 'caja b' en perjuicio de la entidad y otras prácticas irregulares que, en su conjunto, contribuyeron a su vaciamiento patrimonial.

Para compensar ese déficit, los administradores, en 1982, “recurrieron al Banco de España para atender perentorias necesidades de tesorería y de liquidez, facilitándoles, a tal fin, 19.500 millones de pesetas”. Como consecuencia de ello, el consejo de administración fue suspendido en sus funciones y sustituido por una administración provisional que, luego, fue asumida por el Fondo de Garantía de Depósitos, la mitad de cuyos recursos eran fondos públicos. El Fondo asumió el saneamiento del banco, sin que colaborasen económicamente los administradores, pese a que eran los accionistas mayoritarios y habían sido los causantes de la catástrofe financiera.

Por tanto, el Estado español, lejos de abandonar a su suerte a un banco arruinado, acudió en su apoyo para salvaguardar los intereses de sus clientes. ¿Dónde estuvo la operación contra Catalunya? Sólo en quienes, como accionistas y administradores, poseían y controlaban la entidad. Pero, continúa deformándose y tergiversándose la realidad para ocultar la responsabilidad de unos gestores, los de Banca Catalana, que emplearon la entidad para fines completamente ajenos al interés de los ciudadanos que, de buena fe, depositaron sus fondos allí y los salvaron, en parte, gracias a las ayudas del Estado español.

Ya más tarde, tras diez años de mandato presidencial de Jordi Pujol, comienzan a aparecer signos de un aprovechamiento patrimonial de fondos públicos con un evidente abuso de poder. No puede olvidarse el titular de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA del 18 de marzo de 1990: “Pujol atraviesa el momento mas difícil tras 10 años de mandato”. La causa fue que la Fiscalía de Barcelona abrió una investigación penal contra Lluís Prenafeta, entonces secretario general de la Presidencia, por compatibilizar ese cargo con el de consejero de Iberia de Seguros SA. Como consecuencia de ello, Prenafeta se vio obligado a dimitir. Entonces, el Fiscal General del Estado impidió que la Fiscalía formulara una querella criminal, obteniendo CiU el apoyo de una institución del Estado para preservar a sus dirigentes de acciones penales.

La historia volvió a repetirse: la Fiscalía, en mayo de 1990, abría una investigación por hechos que tuvieron lugar en la década de los ochenta. El Gobierno de la Generalitat había creado la Comisión de ayuda para la reconversión industrial de Catalunya (Caric) con el fin de apoyar, con fondos públicos, a empresas en crisis. La realidad fue que parte de dichos fondos --los llamados avales-- se destinó, en condiciones muy ventajosas, a sociedades vinculadas a consejeros o altos cargos de la Generalitat, fondos que posteriormente no fueron reintegrados, causando un grave perjuicio al erario público autonómico.

Entre las empresas beneficiadas figuran Industrias Reunidas de Sallent SA y Comercial de Cubiertos y Platería SA, ambas del grupo familiar de los fueron consejeros Joan Vallvé i Ribera y Joan Hortalá i Arau; Iberhospitalia SA vinculada al proyecto del Hospital General de Catalunya; Subirá i Cia,S.A. y Puntextil SA de la familia del consejero Antoni Subirá Claus; Egasa S. A., propiedad de Josep Garrell i Pubill, diputado de CDC y de sus familiares.

Posteriormente, las deudas de dichas empresas fueron reclamadas judicialmente por la Generalitat cuando estaban prescritas, consumándose así el perjuicio causado. Por otra parte, se acreditó que el consejero Maciá Alavedra i Moner estuvo simultaneando cargos públicos con cargos ejecutivos en varias empresas privadas, conducta que era penalmente perseguible. Ante los resultados de esta investigación, la Fiscalía planteó formular una querella criminal por delito de malversación de caudales públicos contra los consejeros Cullell, Oller, Hortalá, Pujol i Figa, Vela, Garrell, Vallvé, Subirá, Basáñez y Alavedra.

El fiscal general del Estado apoyó nuevamente a CiU y prohibió a la Fiscalía el ejercicio de acciones penales por entender que los delitos estaban prescritos; eso sí, en un ejercicio de cinismo, se permitió afirmar que de los hechos descritos se desprendía “un aroma de corrupción”.

Luego, ya en los años noventa, llegaron nuevos casos de corrupción que fueron investigados por los juzgados de instrucción y recayeron condenas judiciales contra altos cargos de la Generalitat, generalmente vinculados a Unió Democràtica según reconocían las propias sentencias. Solo el caso Adigsa, empresa pública dedicada a la promoción de viviendas sociales, sobre graves irregularidades en el proceso de adquisición de viviendas de segunda mano para rehabilitarlas y ponerlas de nuevo en el mercado, está aún pendiente de juicio.

Citaré el llamado 'caso Turisme de Catalunya', en el que se utilizó el Consorci de Promoció Turística para detraer fraudulentamente fondos públicos por importe de 467.453 euros. Los condenados, mayoritariamente empresarios, fueron diez, que repararon antes del juicio el perjuicio causado, por lo que el Tribunal Supremo rebajó las penas eludiendo así su ingreso en prisión. O el caso Departament de Treball, en el que los dos condenados, que ”compartían militancia en el partido Unió Democràtica de Catalunya”, contrataron subvenciones y cursos de formación y ocupación través de las sociedades, constituidas por uno de ellos, Gestumer SL y Socesca SL, que no tenían otra finalidad que su enriquecimiento o el de terceros. Así perjudicaron a la Generalitat en 46.157 euros. O el 'caso Ferrocarrils de la Generalitat', empresa pública, en el que resultaron condenados dos presidentes de la entidad por haber “suscrito un plan oculto y complementario de retribuciones” con la aseguradora Winterthur, por el que causaron a la Generalitat un perjuicio de 2.718.035 euros.

Todos ellos fueron condenados por delitos, según los casos, de prevaricación, malversación de caudales públicos y falsedad documental.

Más recientemente, han estallado otras formas de corrupción, como el 'caso Pretoria' y el expolio del Palau de la Música,con una evidente implicación de CDC, que están en trámite hacia el juicio oral. Y, continúan tramitándose causas penales con implicación de Diputados en el Parlament de CDC,como, entre otras, las tramas de las ITV (Oriol Pujol), de la mafia rusa (Xavier Crespo) y Adigsa (Ferran Falcó).

Eso sí, cuando son perseguidos o condenados acuden presurosos al supuesto enemigo, al Estado español, para que paralice a los fiscales o se concedan generosos indultos a sus dirigentes, militantes o mossos d’esquadra condenados penalmente.

Mientras, los derechos sociales de los ciudadanos catalanes son hundidos por la alianza de los Gobiernos de Catalunya y España.

http://lamentable.org/