tú y yo somos tres

Se lee en minutos

Merceditas Milá, duchándose en plena estepa (Cuatro).

Te puede interesar

Cualquier evento protagonizado por Merceditas Milá adquiere en nuestro enclenque telehipódromo rango de suceso. Transformada en gran estrella del circo gracias a sus delirantes actuaciones en la ratomaquia Gran HermanoMerceditas es hoy icono del patio de vecinos de la España de charanga y pandereta. Por eso, los organizadores de la campaña social de Mediaset Sobre ruedas la vida me gusta más la han mandado unos días a Mongolia en bicicleta. La ventaja de tener a Merceditas es que, cualquier iniciativa, con ella de protagonista, consigue un ruido muy intenso. El pequeño barrio en el que nos movemos queda impactado inmediatamente. La desventaja es que da lo mismo que la mandes a Mongolia que a Pamplona: el interés radica en las cabriolas que ella vaya haciendo. O sea, que la potencia de la criatura acaba tapando el paisaje en el que la incrustan. Los guionistas y cámaras saben que el golpe televisivo consiste en potenciar las cabriolas más famosas de esta gran Flautista de Hamelín de cercanías. Por eso, le han preparado dos gags en plena estepa, dos momentos clásicos de su repertorio de comedia. Uno en la ducha de campaña, gritando: «Agua fría. Es horroroso. ¡Pero se puede hacer pipí!», expresión efectivamente muy famosa en su trayectoria («Mear en la ducha»). Y el otro gag, también en plena estepa, cuando le enseñaron las letrinas que le habían preparado para que evacuase más cómodamente. Exclamó disgustada:  «¡No hay que cagar en retretes. ¡Hay que cagar en el campooo!», que es una variante novedosa de aquel «Quien no ha cagado en el mar no sabe lo que es bueno». Este viaje en bicicleta por Mongolia ha sido inofensivo, pero lo de menos era Mongolia. Merceditas en acción, haciendo posturitas y piruetas, ensombrecería al mismisimo Gengis Kan aunque resucitase de pronto.

EL DESINFORME SEMANAL .- Ha declarado Pedro Erquicia, con tristeza, que desplazar Informe semanal a la madrugada ha sido una insensatez. ¡Ah! Erquicia es un periodista de prestigio. Fue el creador, y primer director, de este informativo, hace 40 años exactamente. Comprendo su desazón. Pero discrepo. Con esta maniobra lograrán lo que pretenden: que baje la audiencia, y así justificar su cierre. Yo prefiero que lo cierren. En pocos meses han conseguido desprestigiarlo totalmente. Ya resucitará cuando haya directivos que entiendan que TVE es un servicio público. No un servicio a La Moncloa.