28 nov 2020

Ir a contenido

¿En qué tramo estarás?

Saül Gordillo

El año pasado la pregunta era "¿irás a la mani?". Estos días la pregunta es "¿en qué tramo estarás?". Salto cualitativo en las conversaciones familiares y entre amigos. La movilización de la cadena humana es espectacular, y el resultado previsiblemente un éxito. Guste o no. Quien lo dude solo tendrá que darse una vuelta este miércoles por las calles de Barcelona o las carreteras de Catalunya.

En la cola del súper, un matrimonio mayor se acerca a la cajera para preguntarle dónde tienen las camisetas amarillas de la Via Catalana. La cajera responde que se han agotado, que han llamado del súper de la misma cadena en un municipio vecino diciendo que también habían agotado las existencias. Más de medio millón de camisetas amarillas se han vendido físicamente en Catalunya y por internet.

Ochocientos fotógrafos voluntarios captarán las instantáneas de la cadena humana a lo largo de 400 kilómetros. Quieren montar la 'gigafoto' más grande hasta la fecha. También habrá vídeos de 21 ultraligeros que grabarán imágenes. El despliegue mediático y el interés de corresponsales internacionales no se queda corto en comparación con la manifestación del año pasado.

El mal perder de Madrid 2020, las portadas ofensivas de los diarios madrileños y, sobre todo, las declaraciones de este mismo martes del ministro de Exteriores diciendo que de consulta ni hablar, que la única salida sería la "declaración unilateral de independencia", han acabado de animar a los que dudaban entre ir a la Via Catalana o no participar aún simpatizando.

El ministro Margallo, el de la Marca España devaluada y la diplomacia 'británica' con Gibraltar, agita los ánimos en la víspera de la Diada más influyente. Parece un submarino, amarillo, de los convocantes de la cadena humana, diciendo que la única salida legal es la de los hiperventilados. ¿No tienen sentido del ridículo?