LA CORRUPCIÓN POLÍTICA

De Sanchís a Bárcenas: la tormenta perfecta

"Los negocios sucios de los tesoreros del PP tienen sucesión hereditaria sin que Aznar o Rajoy hayan sentido curiosidad por el oro que reluce tras de los responsables de las finanzas populares"

1
Se lee en minutos
Luis Bárcenas, el 8 de abril del 2010, tras dimitir como tesorero.

Luis Bárcenas, el 8 de abril del 2010, tras dimitir como tesorero. / ARCHIVO / AGUSTÍN CATALÁN

Los lodos deÁngel Sanchís, también extesorero del PP, han traído los barros deLuis Bárcenas. Dos décadas de impunidad en los manejos económicos delPP. Ángel Sanchís se libró de la Justicia por unas escuchas obscenas telefónicas que fueron declaradas ilegales.

Como en los tiempos de la fuga del ladrón del tren deGlasgow,Ronnie Bigss, Ángel Sanchís se escondió en Latinoamérica para evitar miradas indiscretas. También se escapó allí el cutreDionisio Rodríguez Martín, 'El Dioni'cuando asaltó un furgón blindado.Argentina, Brasil oMéxico han sido siempre refugio de promiscuos delincuentes como 'Pepe, el del Popular'.

Una inmensa finca en la provincia deSalta --que ahora hemos sabido que Ángel Sanchís, comparte con su sucesor en el PP, Luis Bárcenas-- les ha servido para poner a trabajar su dinero lejos de la atención de las autoridades y de la prensa española.

Los negocios sucios de los tesoreros del PP tiene sucesión hereditaria sin queJosé María Aznaro su sucesor,Mariano Rajoy, hayan sentido curiosidad por el oro que reluce detrás de los que han manejado lasfinanzas de ese partido desde hace más de 20 años.

Lamafia paga o mata; según convenga. Los sobresueldos que ahora también hemos conocido han sido el sello en la boca de los dirigentes del PP que ahora sabemos que los han cobrado.

Lacorrupción es la atmósfera en donde lleva viviendo el PP desde hace décadas. Ahora el asunto ha explotado y se solemniza su solución proclamado "auditorias internas y externas" como si los delincuentes no supieran lo que es una contabilidad B.

El rayo ha caído en mitad de la mayor tormenta del siglo. Nunca en los tiempos modernos la sociedad española ha estado tan maltratada por su clase dirigente. El desguace del Estado del bienestar viene acompañado de una ofensiva ideológica que ofrece poder, impunidad y riqueza a la clase dominante y pobreza y sacrificios a los ciudadanos.

Noticias relacionadas

Ningún pueblo, ni lo más mansos, puede soportar ese binomio entre pobreza y desigualdad e impunidad y saqueo. Los lodos de Sanchís han traído los barros de Bárcenas. El Partido Popular está enfangado en ese barro y de ese atascamiento no le puede sacar la mecánica aplicación de la mayoría absoluta.

http://ccarnicero.com/