LAS POLÉMICAS DEL MINISTRO DE EDUCACIÓN

Wert, del paseíllo al desolladero

"Cuando salga del Gobierno volverá al ostracismo político. Y no falta mucho porque sus provocaciones alimentan una indignación sobrevenida sobre las espaldas de Rajoy"

1
Se lee en minutos
El ministro José Ignacio Wert y la ’consellera’ Irene Rigau, en la Conferencia Sectorial de Educación.

El ministro José Ignacio Wert y la ’consellera’ Irene Rigau, en la Conferencia Sectorial de Educación. / AGUSTÍN CATALÁN

Lafiesta de los torostiene un resultado previsible cuyas únicas excepciones pueden ser la muerte del torero y el indulto del toro. Pero ocurren pocas, poquísimas veces.

Lo normal es un espectáculo sangriento en el que en tres tercios se domeña al animal mediante la tortura, gracias a que el toro, como confiesa que le ocurre al ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, "se crece con el castigo" el espectáculo se mantiene hasta el descabello. El toro muere y es arrastrado por unas mulas en espera de que salga el siguiente morlaco. Allí mismo, en la plaza, en el desolladero, le arrancan la piel con la sangre caliente y lo llevan a las cocinas para guisar "rabo de toro".

Elnarcisismo es esencial a la suerte del toreo. Y toda la estética de la fiesta, que es fundamental, se soporta en una liturgiamachista en la que el matador --desde la vestimenta, los instrumentos de castigo y muerte y los ademanes-- mantienen la pretensión de trascendencia en lo que es una carnicería con reglas acotadas.

AWert en realidad le gustaría ser torero. Pero se ha equivocado deanalogía, aunque ha acertado en sus expectativas de futuro. Salió al ruedo con aires pretenciosos y retadores, como ocurre con los toros. Ya ha recibido banderillas y está siendo picado, aunque se ha llevado por delante los sueños de muchos ciudadanos. Pero no le espera más que uno o varios pinchazos profundos en la espalda y el descabello. Aunque puede que le corten algunas oreja, e incluso el rabo, pero no para darle gloria sino para regocijo de muchos ciudadanos.

El narcisismo tiene siempre algo deridículo. Es unexhibicionismo que termina por ser agotador incluso en el más brillante de los payasos. YWert ya está saturado incluso a quienes le encargaron el trabajo --el Gobierno deRajoy-- porque su sobreactuación ocasiona daños colaterales que son insoportables.

Noticias relacionadas

Cuando salga del Gobierno volverá alostracismo político. Y no falta mucho porque sus provocaciones alimentan unaindignación sobrevenida que debe caer sobre las espaldas deRajoy. Porque, que nadie se engañe, Wert es unasesino de nuestro Estado de bienestar que trabaja como sicario, por encargo.

http://ccarnicero.com/