Las claves de Johan Cruyff

Dudas que pueden salir caras

Se lee en minutos
Joan Laporta, Sandro Rosell y Carles Puyol, en la ceremonia de la entrega de la Liga, el pasado 25 de agosto.

Joan Laporta, Sandro Rosell y Carles Puyol, en la ceremonia de la entrega de la Liga, el pasado 25 de agosto. / JORDI COTRINA

Uno lo publica y los demás se hacen eco. Y no solo un día. Uno detrás de otro. Que si la anterior junta hizo o pudo hacer esto y aquello; que lo hizo y en no pocas partidas con un mal y/o excesivo uso del dinero... Ojalá me equivoque, pero toda esta historia, no sé si cierta o no, no sé si exagerada o no -si se trata de sembrar dudas, ya lo han conseguido- acabará por pasar factura. Ya no a los que estaban arriba, sino a los que todavía están debajo: pasará factura al propio equipo.

Cogiendo únicamente la etapa Guardiola, vienes de ganar ocho títulos de diez posibles con un estilo definido, agradable, admirado y con mayoría de gente de la casa. Sin embargo, estás consiguiendo que se hable más de dinero que de todo lo que has ganado. El club terminó una época, hubo elecciones y de lo que se trata es que los nuevos gestores mantengan lo bueno y mejoren todo aquello susceptible de mejorar. ¿Todo lo que heredan ha sido negativo? No, hay mucho de positivo... con fallos. Seguro. ¿Cuáles? Esto todavía no se sabe. En lo económico están llevando a cabo un estudio a fondo a todas luces lógico. Para tomar decisiones, cuanta más información poseas de lo que tienes o lo que te falta, mucho mejor. ¿Por qué ir dejando caer todo lo que estamos viendo publicado? Ya habrá tiempo para hacerlo en cuanto termine dicho estudio. Yo no sé si hay o no filtraciones, ni el grado de veracidad de las mismas, pero sí sé que todo gira alrededor de lo extradeportivo y que por esta vía solo puedes acabar llorando.

Un Rolex de 1978

Hasta la fecha, Guardiola ha conseguido blindar su vestuario siempre. Allí, seguro, ya hay más de un futbolista molesto, por no decir otra cosa. Más de uno les va a mirar sus muñecas por recibir un premio extra por completar ciertas gestas deportivas. Ganando lo que ganan y encima les regalan un reloj... y de los caros. Esto es lo que queda. Otra vez lo extradeportivo por encima de lo deportivo. Pues yo también recibí el mismo premio en mi etapa de jugador. Todavía conservo el reloj que la Federación Holandesa nos dio por clasificarnos para el Mundial de Argentina-78. Un Rolex de Oro. Un detalle, sí, seguro, pero del que se habla mucho más fuera del fútbol que dentro.

La venta de Chigrinskiy

Lo único que conviene, siempre, es tranquilidad y trabajo. Y siempre de la mano de tu entrenador. ¿Por qué vendes a Chigrinskiy si Guardiola confía en él? Desconozco las cuentas del club y si realmente era precisa esta venta, pero la salida de un jugador que quería el entrenador y que, a diferencia de Ibrahimovic, estaba integrado y se quería quedar vuelve a ser una decisión extradeportiva que afecta al vestuario. Quiero pensar que lo corregirán ya, pero no tiene ningún sentido que un ayudante de Guardiola como es Estiarte no tenga sitio en el palco. ¿Dónde va a estar si no el enlace entre el entrenador, el vestuario y la junta? Son detalles que solo pueden restar, nunca sumar.

Y sí, es cierto que el equipo ha arrancado como un tiro, que tienes a un grupo más que cualificado para reeditar buen fútbol y títulos -ya sumas otro con la Supercopa de España, el primero de la temporada-, pero de seguir aireándose todo lo que se está publicando yo me temo lo peor. Y si algo empieza a fallar en el campo, entiendo que no se dirá que este equipo no sabe jugar o que Guardiola es un mal entrenador, porque creo que esta etapa ya está más que superada.

Estás ante uno de los momentos más gloriosos de la historia del club y el rendimiento del equipo difícilmente puede caer en picado de un día para otro, sino que dicho rendimiento sube, baja o se mantiene en base a una trayectoria. Espero equivocarme, pero hay demasiado ruido en lo extradeportivo que me hace ser, como mínimo, precavido ante el futuro que se intuye. O se corta y vuelve el protagonismo a lo deportivo o, a la larga, puede acabar influyendo en el propio terreno de juego.

Te puede interesar

Las portadas de Cesc

Y a uno que ni siquiera está aquí y que podrían dejar tranquilo ni que sea porque la temporada justo acaba de arrancar es a Cesc Fàbregas. Hay portadas de periódicos que solo hacen mal, como la de este fin de semana en que leía que Cesc tiene problemas con Wenger. Pongamos que sucede a la inversa. Que en Inglaterra publican que Messi tiene problemas con Guardiola y que el Chelsea o el Manchester United lo aprovecharán más pronto que tarde para fichar al 10 del Barça. Si es o no verdad da igual, sale en todos sitios y la imagen de unos y otros queda dañada. Y todo porque la portada es más importante que el daño que puedas hacer.