QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

'Angle mort': vuelve la comedia sorpresa del año

El Versus Glòries recupera esta divertida obra de Sergi Belbel y Roc Esquius

La obra cuenta el enfrentamiento entre un director y sus tres empleados.

La obra cuenta el enfrentamiento entre un director y sus tres empleados. / VERSUS GLÒRIES

Una de las comedias teatrales de mayor repercusión en los últimos años es Pel davant i pel darrera, una obra del británico Michael Frayn que se ha repuesto varias veces en la cartelera y cuyo secreto consiste en mostrar las dos caras de una misma moneda: una representación vista desde el escenario y desde las bambalinas. Un recurso similar, en un formato adecuado a una sala más pequeña y con tan solo cuatro actores, lo volvieron a adoptar Roc Esquius (Likes) y Sergi Belbel en su ingeniosa Angle mort, que se estrenó a principios de año convirtiéndose en un éxito sorpresa, recientemente nominado a los Premios Teatre Barcelona como mejor espectáculo de proximidad, y que, desde hoy, regresa al Versus Glòries para sacarnos una sonrisa durante las noches veraniegas.

¿A quién despedimos hoy?

El escenario está dividido en dos partes. A un lado, un despacho con la mesa y dos sillas dispuestas a ambos lados, un ordenador portátil y un gran cuadro. Enfrente, una sala de espera, con dos sillones, botellas de agua, una maquina de café y unas líneas de neón azul. Todo muy elegante, muy sobrio, muy formal, muy de diseño. Nos encontramos en las dependencias de una moderna oficina de una joven empresa.

El directivo, en su despacho, debe decir a quién despide.

/ VERSUS GLÒRIES

El conflicto arranca cuando el responsable, que trata de forma muy paternalista a los empleados, se ve obligado a despedir a uno de ellos y los va haciendo pasar por su despacho para explicarles la situación. ¿Quién es más útil para la empresa? ¿Quién es más prescindible? ¿Quién es más adaptable? Por momentos nos parece estar reviviendo, en clave irónica, el clásico de David Mamet, Éxito a cualquier precio (Glengarry Glen Ross), en el que unos vendedores debían competir entre ellos para mantener su puesto de trabajo.

La situación provoca múltiples discusiones entre el responsable de la empresa y los trabajadores.

/ VERSUS GLÒRIES

¿Qué pasa en la sala de espera?

Pero, paralelamente, observamos que en la sala contigua hay mucho movimiento, los trabajadores que no se encuentran en el despacho hablan entre ellos (aunque no escuchamos lo que dicen), discuten, se pelean, parece que se acusen mutuamente o que estén tramando algo, tienen reacciones inesperadas. No sabes dónde depositar la mirada porque la actividad en el segundo escenario es, en algunos instantes, frenética.

Ramon Godino (izquierda) es quién debe tomar la decisión y Alberto Lozano, uno de los afectados.

/ VERSUS GLÒRIES

El directivo no parece tener claro lo que hacer. Va cambiando de favorito y los empleados cada vez están más enfadados, incluso alguno piensa ya en renunciar voluntariamente. El caos es total y las consecuencias del enredo parecen imprevisibles. Hay situaciones, frases, palabras incongruentes y nos da la impresión de que nos estamos perdiendo algo cuando parece que estamos llegando al desenlace… pero entonces es cuando surge la magia.

Rafaela Rivas (de pie) tiene algunos de los momentos más divertidos.

/ VERSUS GLÒRIES

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Todo empieza a encajar

La función vuelve a comenzar, pero con una diferencia. Ahora, la acción que transcurre en el despacho es muda (ya sabemos lo que ocurre) pero descubrimos lo que se estaba cocinando realmente en la sala de espera, ese ángulo muerto que parecía no tener sentido y, de repente, todas las piezas empiezan a encajar. Los momentos más surrealistas, ahora sí, tienen su lógica y es cuando el espectador ya puede dar rienda suelta a las carcajadas.

A los empleados no les queda otra solución que unirse para descubrir lo que está pasando.

/ VERSUS GLÒRIES

El texto es brillante, divertidísimo y también esconde su parte de crítica social. Es de esas obras que merecería verse dos veces (más de uno ya lo ha hecho) para meterse de lleno en ese juego escénico que nos proponen y disfrutarlo aún más. Mención especial merece la dirección de Lluís Elías y la compenetración entre los actores (Berta Bahr, Ramon Godino, Alberto Lozano y Rafaela Rivas), todos ellos creando personajes con unas características tan distintas como reconocibles y cotidianas.

Un gran esfuerzo actoral

Imaginamos las horas y horas de ensayo que tienen que haber realizado para llegar a la perfecta sincronización que la obra requiere. Las dos situaciones paralelas tienen que suceder, por fuerza, al mismo tiempo y si alguno de los dos equipos pierde el ritmo, todo se desmonta, por lo que las actuaciones tienen que estar medidas al milímetro. La obra, originalmente, duraba unas dos horas y quizás era demasiado larga. Ahora la han recortado un poco, lo que favorecerá que sea aún más trepidante (aunque para el reparto habrá supuesto volver a coordinar acciones). Un montaje tan complejo como original y vertiginoso que merece que abandonemos durante un rato el ángulo muerto de nuestra casa (el sofa y la televisión) para disfrutar de una noche donde el teatro nos demuestra que sigue vivo.

Al final de la función, los actores reciben el aplauso del público.

/ VERSUS GLÒRIES

item

'Angle mort'

¿Dónde? Versus Glòries (Castillejos, 179).

¿Cuándo? de miércoles a sábado (20.30 h.) y domingo (19 horas). Hasta el 12 de septiembre.

Precio: de 12 a 20 euros.

Más información: Versus Glòries.

Noticias relacionadas