QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Cuando las octavillas retaban al franquismo

El Arxiu Històric de Barcelona ofrece una exposición con 70 documentos históricos

El mural panorámico que ilustra esta exposición.

El mural panorámico que ilustra esta exposición. / EPC

Durante casi 40 años, la dictadura franquista gobernó con mano férrea el país castigando con represión a los disidentes. Pero los resistentes no se conformaron con obedecer y utilizaron las pocas armas que tenían en sus manos para ejercer la oposición. Fruto de esta situación se publicaron centenares de diarios, revistas y boletines clandestinos, así como octavillas que luchaban contra el régimen. Esta historia silenciosa fue creciendo hasta llegar a su plenitud en los años 60 y 70 con el apoyo de los movimientos sociales, obreros y estudiantiles que contribuyeron a socavar los cimientos del fascismo. Estos días, el Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona (AHCH), reúne una colección formada por más de 70 documentos originales en la exposición Quan plovien octavetes: Clandestinitat, premsa i propaganda antifranquista, comisariada por Manel Risques, que permanecerá en el centro hasta el 29 de enero.

La fuente del patio se combina con un montón de octavillas en el aire.

/ EPC

La muestra puede verse en una sala en la planta inferior junto al patio (sobre la fuente de la entrada se ha colocado una auténtica lluvia de octavillas) y, ya en la entrada se despliega un mural panorámico de fotos históricas que la contextualizan. Junto al mismo se encuentran siete vitrinas cada una de ellas destinada a un tema en concreto y, en su mayoría, con una línea temporal que muestra la respectiva cronología. En el primer apartado también cuelga del techo una pequeña instalación con panfletos que sirve de ilustración a la exposición.

Sobre las dos primeras vitrinas veremos unos documentos colgados del techo.

/ EPC

El nacimiento de la colección

Los dos primeros espacios están dedicados a la formación de esta colección recopilada por el AHCB a partir de donaciones privadas, de partidos, de entidades y organizaciones diversas publicadas tanto en el interior como en el exilio. Entre ellas se encuentran portadas y octavillas del sindicato UGT de Catalunya con mensajes para los trabajadores del ramo textil y fabril o de la publicación Treball llamando a la lucha de las mujeres de Barcelona y Catalunya contra los falangistas. Hay ejemplares del año 1976 de El Socialista, anunciando el XXVII congreso del partido o de La Humanitat, de Esquerra Republicana de Catalunya, de Solidaridad Obrera o La Batalla, del Partido Obrero de Unificación Marxista.

Algunas de las portadas de publicaciones que pueden verse en esta exposición.

/ ARXIU HISTÒRIC DE LA CIUTAT DE BARCELONA

En la parte posterior se hace referencia a la transformación de la prensa en los años 70 y se explica que algunas de estas publicaciones se mantuvieron y otras cambiaron de nombre, como Endavant, del Moviment Socialista de Catalunya, que se convirtió en Marxa. También se destaca que, en esa década y la anterior, las nuevas cabeceras vinculadas a organizaciones mejoraron sus sistemas de producción y distribución consiguiendo llegar cada vez a un número mayor de lectores. Sus temas eran las convocatorias de huelga, la denuncia de los abusos del estado o su defensa del aperturismo.

Durante el franquismo, estas publicaciones se repartían clandestinamente.

/ ARXIU HISTÒRIC DE LA CIUTAT DE BARCELONA

La producción y las octavillas

El siguiente rincón se destina a la producción y represión de la letra clandestina. Y es que las organizaciones antifranquistas necesitaban preservar su aparato de propaganda y su localización por parte de la policía tenía unas consecuencias durísimas. Vemos listas de represaliados escritas a máquina, las pequeñas multicopistas donde se imprimían, las leyes del BOE o los consejos a los militantes por si eran detenidos. De fondo, podemos escuchar un audio donde cinco represaliados comparten sus testimonios.

Foto histórica de una militante del PSUC con una multicopista para imprimir la revista Treball.

/ ACEPF / AGENCIA EFE

Las octavillas, desde la posguerra hasta principios de los 60, forman el siguiente apartado. En el mismo se muestran un documento de 1946 del Front Nacional de Catalunya en el aniversario del fusilamiento de Companys y otro de la CNT denunciando el hambre, el dolor y la muerte causados por el fascismo, pero en esta cronología se advierte como la movilización va en aumento con la huelga de tranvías del 52, las protestas estudiantiles y ciudadanas del 56, la manifestación de claxones en el 60 o la del silencio en Montserrat en el 64. Algo estaba cambiando.

Una publicación recordaba el fusilamiento de Companys y otra de la CNT atacaba al fascismo, 

/ EPC

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

La agitación por sectores

Las siguientes vitrinas se ocupan de la agitación en diversos sectores desde mediados de los 60 hasta el 1976. La primera se mueve en el ámbito político entre panfletos de 1967, la denuncia de la represión en el 73, el clamor por la “Llibertat, amnistia i Estatut d'autonomia” o el “no a la pena de muerte”, así como la solidaridad con Euskadi. Ya durante la transición surge la oposición a la sucesión juancarlista (en una viñeta de la Comisión Obrera Nacional de Catalunya donde se mira en un espejo y su reflejo es el de Franco) y se responsabiliza a Manuel Fraga de los abusos de las fuerzas de seguridad.

Una viñeta contra el rey Juan Carlos y un montaje que señalaba a Manuel Fraga.

/ EPC

Los obreros y los universitarios también jugaron un papel relevante y podemos comprobar cómo los primeros se manifestaban o sus panfletos para organizar asambleas, paros y huelgas. Los estudiantes denunciaban a los catedráticos como vendidos al estado capitalista, pedían la abolición de la selectividad y de la ley de educación y reclamaban que la policía saliera de la universidad mientras denunciaban la represión contra los estudiantes o los asesinatos y organizaban sus propias protestas.

Los obreros fueron uno de los focos de agitación con las manifestaciones.

/ ARXIU HISTÒRIC DE LA CIUTAT DE BARCELONA

La sociedad, protagonista

El otro sector que también tuvo una gran importancia fue la propia sociedad y es que adquirieron protagonismo los grupos católicos, las asociaciones de vecinos, los colectivos feministas, objetores de conciencia, antimilitaristas, comités de solidaridad o campesinos. El dossier elaborado por la religiosa PaxChristi sobre las torturas, el encierro de intelectuales en Montserrat en el 1970, la protesta vecinal contra la dictadura de los ayuntamientos, la solidaridad con los pueblos latinoamericanos o el saharaui, así como la llamada a la abstención femenina en el referéndum del 75 porque, entendían, que iba contra la liberación de la mujer. Fragmentos impresos de una resistencia secreta y anónima que forman parte de nuestra historia y que nos conviene recordar para evitar que se tenga que repetir.

Campaña para que las mujeres se abstuvieran en el referéndum porque lo consideraban antifeminista.

/ EPC

item

'Quan plovien octavetes: Clandestinitat, premsa i propaganda antifranquista'

¿Dónde? Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona (Santa Llúcia, 1).

¿Cuándo? de lunes a viernes (de 9 a 19.30 h.) y sábados (de 10 a 19.30 horas). Hasta el 29 de enero.

Precio: entrada libre.

Más información: Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona.

Noticias relacionadas