QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Una comedia musical entre lentejuelas

El Almería Teatre estrena la alocada 'Las chicas del coro'

Uno de los momentos apoteósicos de este divertido musical.

Uno de los momentos apoteósicos de este divertido musical. / MARIONA OLMOS

El estreno en 1994 de la película australiana Las aventuras de Priscilla, reina del desierto supuso un gran paso adelante para normalizar a las drag queens, que al año siguiente, tendría una especie de réplica norteamericana con A Wong Foo, ¡gracias por todo! Julie Newmar. El nacimiento de la versión teatral y musical de la primera, así como de La jaula de las locas o Kinky boots (todas ellas partiendo de filmes), contribuyeron decisivamente a este tipo de espectáculos divertidos y desvergonzados. Ahora, el Almería Teatre estrena otra obra de este estilo que garantiza humor, canciones y petardeo, Las chicas del coro, que ha sido dirigida por el actor Rubén Yuste (La loca comedia de los 80) con canciones de Ferran González (Pegados, el musical) que combinan música pregrabada con el piano en directo de Caterina Clos. Solo estará en cartel hasta el próximo domingo día 20 así que hay que darse prisa porque vale la pena disfrutarla y todos tenemos ganas de evadirnos ¿verdad?

Tres 'drags' en los años 90

La acción se sitúa en 1994, cuando tres drags, la morena Cristal, la pelirroja Dina y la rubia Leo (Javier Prados, Joan López Santos y Miguel Ángel Sánchez) llegan a Madrid con la intención de participar en un concurso de talentos con un suculento premio económico que les permitirá convertirse en famosas. Van ataviadas con unos abrigos pero, cuando se los quitan, se visten de lentejuelas todo brilli todo brilli, y se convierten en Las Tres Gracias (¡De nada!, uno de los múltiples chistes en los que juegan con el lenguaje). Sus primeros números serán el facilón ¡Hasta luego, chaval! y un medley ochentero de canciones nacionales con clásicos de Miguel Ríos, Alaska, Mecano o Miguel Bosé.

Dina, Cristal y Leo, las 'drag queen' que forman el grupo Las Tres Gracias.

/ MARIONA OLMOS

Allí se encontrarán con un tipo de voz engolada, Martín (Benjamí Conesa) que será su representante, un individuo manipulador y egoísta que se convertirá en el malvado de la función. Les consigue un contrato para hacer los coros de una diva en decadencia, Blanca Tonegra (Esther Peñas) durante una gira por los pueblos. El público del Almería se convertirá en el de sus montajes por las distintas localidades. Uno de los primeros momentos estelares es una parodia de Eurovisión por medio de un vertiginoso montaje de canciones, fragmentos de películas y anuncios en playback en el más puro estilo de Las Chanclettes al que seguirá una inesperada versión de Los pajaritos con una coreografía muy distinta a la que se hizo popular. En este montaje hay un poco de todo.

El trío se convertirá en corista de una diva en decadencia.

/ MARIONA OLMOS

Una propuesta disparatada

La aparición de un famoso productor, Diego (Zuhait San Buenaventura, que interpreta varios personajes) provoca un simpático gag en la platea, al que siguen una accidentada actuación y una canción muy sincera de Dina planteándose qué hace ahí. La propuesta que les efectúa (nos reservaremos explicarla) es una auténtica barbaridad, pero aún así deciden seguir adelante. Divertidísima la discusión entre Cristal y Martín (jugando con la sobreactuación) que culmina con un tema interpretado por este último, que demuestra que también tiene un vozarrón.

Una de las divertidas coreografías que contiene este espectáculo.

/ MARIONA OLMOS

En la sala de ensayos conoceremos a la coreógrafa Piluca, con la que te partes de risa cada vez que abre la boca, y un tema muy machirulo (Los chicos nunca lloran) da paso al número más dramático y emocionante en el que Cristal lamenta haber sido abandonada. Las risas se aparcan durante tres minutos para convertirse en lágrimas. Una conversación entre Blanca y Cristal contará con la presencia como convidados de piedra (¿o no?, ahí está la gracia) de los otros dos miembros del grupo y, a continuación, nos trasladaremos a un plató televisivo donde la banda se estrena.

Cristal protagoniza el único y muy meritorio número dramático de la función.

/ MARIONA OLMOS

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Un final ‘in crescendo’

Una despistada presentadora (que se equivoca con los acentos provocando confusiones en la línea de Les Luthiers) sembrará las carcajadas. Es, una vez más, Peñas que nos explica (por si no nos habíamos dado cuenta) que ella hace todos los personajes femeninos para luego meterse en un jardín del que no sabe cómo salir... El tema I’m your man contará con el acompañamiento espontáneo del público haciendo palmas y, en un ingenioso escenario doble, nos mostrarán simultáneamente lo que está ocurriendo en los camerinos de un night club y del debut del grupo. En este tramo final destaca el ataque histérico de Cristal con el que nos revolcamos por el suelo de la risa y el típico número de cierre hará que salgamos más que satisfechos y con ganas de más fiesta.

El final se convierte en una auténtica fiesta.

/ M. ALEJO

Hay que reconocer que al espectáculo le cuesta un poco arrancar, pero cuando lo consigue empatizas totalmente con los personajes, odias a Martín como ellos, te diviertes con sus chistes y te mueves en la silla durante las canciones. Tiene continuos cambios de decorados y atrezzo, algo muy meritorio en un escenario no demasiado grande como éste, juegan con la cuarta pared sin parar y parodian las habituales convenciones teatrales. Igualmente resulta muy interesante comprobar cómo todos los personajes (excepto Martín) se desdoblan en otros ya que los tres protagonistas también juegan con su yo masculino y femenino. Al final, platea y escenario consiguen una completa complicidad y vivimos casi dos horas de continuas sorpresas y diversión. Los espectadores, casi sin darnos cuenta, nos hemos convertido en su coro. Huele a éxito inmediato.

item

'Las chicas del coro'

¿Dónde? Almería Teatre (Sant Lluís, 64).

¿Cuándo? de miércoles a sábado (19 h.) y domingo (17 horas). Hasta el 20 de junio.

Precio: de 18 a 24 euros.

Más información: Almería Teatre.

Noticias relacionadas